Hábitos y alimentos que hinchan

Los hábitos alimenticios, cuando no son adecuados, pueden causar malestares estomacales que desemboquen, a lo largo del tiempo, en patologías crónicas o cuadros de gravedad. Diarrea, acidez, gases, dolores producto de los gases o hinchazón son una constante en la vida de muchas personas y su raíz se encuentra en la dieta.

La hinchazón, entre todas las listadas posteriormente, es la que puede resultar más incómoda y, a veces, avergonzante. Ésta puede que se de de forma ocasional o repetida a lo largo del día, es importante conocer qué aspectos de la dieta pueden estar causándola.
Las comidas altas en grasas, las gaseosas y bebidas carbonatadas, el cigarrillo producen hinchazón severa, que se puede ver agravada si se come rápido o se sufre de algún cuadro gastrointestinal o alguna alergia, como la celiaquía o la intolerancia a la lactosa.
Para reducir la sensación de hinchazón hay que priorizar el comer lentamente, evitar el cigarrillo o cualquier hábito que produzca ingresos de aire al estómago (como mascar chicles), así como también reducir la ingesta de alimentos que produzcan gases en el estomago como: el brócoli, los porotos, garbanzos y/o lentejas, el repollo, los coles de Bruselas, el coliflor, las manzanas, peras y duraznos, las gaseosas, la lechuga, los caramelos, la leche y sus derivados, cebollas, cereales integrales y edulcorantes con alcoholes derivados del azúcar como el sorbitol, xylitol o mannitol.
Todos los cuadros de malestar estomacal deben tratarse no sólo con una adecuación de la dieta sino también de los hábitos al alimentarse. Comer y tomar con paciencia y lentitud; evitar el cigarrillo, los caramelos, los chicles o bebidas gaseosas; cuidar la dentadura evitando poros y pérdidas de piezas dentales y tratar la acidez médicamente puede ayudar a que menores cantidades de aire ingresen al cuerpo reduciendo o eliminando la sensación de hinchazón y pesadez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico