Habló la madre que mató a su hijo y aseguró que solo quiso asustarlo

Jorge Sierra tenía 22 años y resultó muerto por un disparo en el pecho que le asestó su propia madre. El caso de filicidio que conmueve a Trelew cuenta con antecedentes violentos que quedaron a la luz con la declaración de la acusada. No obstante, la mujer aseguró que nunca quiso matarlo, él manipulaba el arma, se le cayó y ella la tomó para "asustarlo", con el trágico final que hoy se investiga.

Ayer en la audiencia de control de detención de la mujer acusada del filicidio de su hijo de 22 años, en un dramático suceso que ocurrió el miércoles después del mediodía en la vivienda de ella, en la calle Moreno Norte y Magallanes, en la zona noreste de Trelew, y durante esa diligencia procesal la imputada en una emocionada exposición durante la que se quebró y lloró en varias ocasiones contó su versión de lo sucedido.

Por su parte, la fiscalía pidió seis meses de prisión tras escuchar el relato y considerar que se estaba ante un caso de homicidio calificado por el vínculo, pero el juez José García solo autorizó quince días y el letrado que la defiende, el doctor Abdón Manllauix no descartó después al hablar con El Chubut que tras ese plazo la mujer pueda recuperar la libertad.

Sobre los dichos de la imputada y de un testigo presencial, la pareja de ella; sostuvo que la víctima "estaba sentado en un sillón, en un momento dado se armó la discusión, se levantó, tropezó, se le cayó el arma, ella la agarró y cuando (el hijo) se incorporó le tiró los dos balazos".

"La mujer recordó que estaba amenazada por él, y que esa misma mañana de ayer (por el miércoles, el día del hecho) llamó dos veces a la policía avisándoles que estaba el hijo y la verdad no tuvo eco en ninguna de sus denuncias", replicó el letrado.

Sin embargo, ella hasta el momento no pedía la detención de su hijo sino una orden de restricción para que no se acerque a su casa. "Lo venía gestionando hace un mes y no se la dieron. Y la verdad, esta mujer ha sufrido muchísimo en esta situación, nos consta a varios de los defensores y el Estado, la verdad, aquí ha fracasado", adujo Manllauix.

En cuanto, al joven el abogado aclaró que no se encontraba intoxicado, aunque sus familiares consideraban que "tenía un problema mental y se lo declaró inimputable. Y según lo que relató ella del hecho, se le metió a la casa sin autorización porque ya no estaba viviendo más ahí, en un momento avanzó con el arma, se le cayó, la agarró esta señora y le efectuó dos disparos", dijo.

Luego, confirmó que -según los dichos de la mujer- el arma era de él y todavía la policía no la encuentra. "Sí, en una crisis de nervios ella la tiró a la miércoles. Imagínese una persona en esta situación", agregó.

Sobre el argumento de la mujer en el cual insistió en la audiencia respecto a que el uso del arma solo fue un intento por asustar al jove, su abogado explicó "es una persona que no tiene experiencia de tiro. También tenía mucho miedo, (en la audiencia) relató varias cosas muy feas que le sucedían y que ha sido golpeada varias veces por el muchacho es cierto. También golpeó a su tía, la hermana de la detenida; lo cierto es que (horas antes del hecho) llamó dos veces a la Policía y que le contestaron que si él no tenía prohibición de acercamiento no podían hacer nada. Está gestionada ante el Juzgado de Familia la prohibición de acercamiento, se dilató mucho y hoy pagamos así las consecuencias", afirmó Manllauix.

Seguidamente, ratificó que la pelea entre la víctima y su madre era porque él quería quedarse a vivir en la casa de ella. "Pero más allá que tiene tres hermanitos y que estaban viviendo muy mal, él en un momento optó por irse y no quería volver», recordó, "y además corrían riesgo los hermanos, ella. Me ha llamado a mí varias veces y yo no podía hacer nada, acudió a la Policía y tampoco le daban respuestas. Asesoría (del Menor) no le daba respuestas: fracasamos como Estado", sostuvo.

Para Manllauix su defendida podría recuperar la libertad frente a la cantidad de pruebas que existen de denuncias anteriores al hecho puntual. Denuncias desoídas, sin obtener presuntamente ningún tipo de respuestas de parte de la Justicia.

Posteriormente, ante otra consulta puntual, Manllauix adelantó que buscará llevar el caso hacia "un homicidio con la causal de justificación de la legítima defensa (...) Acá hay una cuestión muy simple, estaba dentro de la casa de la mujer; si bien él no era un extraño entró al lugar sin el permiso de ella", aclaró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico