Habrá más penas, pero ningún olvido

No los espero en 2011 y hoy lo lamenta. Las presencias y los destacados del acto de Das Neves. Un juez que se quiere hacer conocer. Un ex gobernador movedizo, los cambiantes radicales y una agrupación que nace con forceps.

Ay, si hubiera sabido

Cuentan por ahí que uno que anda bastante arrepentido de no haber sido hospitalario en el pasado reciente es el ex ministro Coordinador de Gabinete, Miguel Castro, quien en los últimos tiempos viene deslizando entre algunos dirigentes con llegada a Nación que no le disgustaría ocupar el cargo aún vacante de delegado de Tierras Fiscales en la Comarca Andina. Claro, él conoce la zona porque fue intendente de Cholila.
Pero hete aquí que justamente fue cuando ocupaba ese cargo que tuvo un desliz de esos que quedan grabados no solo en la memoria, sino en la mismísima anatomía. Resulta que el PRO buscaba tener presencia en Chubut y alguien cercano al gobierno de Martín Buzzi les sugirió contactarse con Castro, teniendo en cuenta además que era referente de un partido provincial con ideas afines al neoliberalismo: el Provech.
"Sí, que vengan; los espero con un asado", cuentan que dijo entonces el intendente a quienes luego de hacer el largo trayecto desde Buenos Aires no les dejaron ni las cenizas del cordero. Es más, ni siquiera Castro estaba allí.
"No sean rencorosos. No se olviden que por entonces hasta Das Neves decía que su límite era Macri", argumenta hoy el desocupado para justificar no haber esperado a los dos jóvenes que pretendían convertirlo en aliado. Estos eran Sebastián García De Luca (hoy viceministro de Rogelio Frigerio en lnterior) y Nicolás Massot (actual presidente del bloque de diputados nacionales del PRO).

En primera fila

El jueves, y por primera vez después de mucho tiempo, Mario Das Neves volvió a encabezar un acto en un espacio municipal. Mientras su presencia anterior en Comodoro había tenido lugar en un hotel, esta vez el evento fue en el Centro Cultural. Este hecho fue aprovechado por el sector de Jorge "Loma" Avila, quien a días de su interna hizo sobresalir su presencia con banderas del gremio en el escenario, justo detrás de la mesa central.
Como si fuera poco, una camioneta con dos potentes altoparlantes hacía campaña desde la vereda y el grupo logró hacer presión suficiente en la previa como para que Carlos Gómez tuviera lugar y varios minutos disponibles en el atril central para decir lo suyo, que curiosamente esta vez incluyó varias flores para el gobernador.
Como si no fuera suficiente la copada sindical, justo antes del acto hubo una gresca entre la gente de UOCRA y del SOUCH, que habían coincidido mágicamente en el lugar, para terminar literalmente a las trompadas, robo de bandera y palazo en la cabeza incluida. Menos mal que el lugar elegido fue el Centro Cultural. Nadie puede afirmar qué hubiera sido de la jornada si los actos se hacían en el Municipal 1.

Gremio previsor

Los rumores de pasillo aseguran que el rol central de los petroleros en la actividad del gobernador había sido acordado de antemano con el municipio, aunque finalmente Carlos Linares nunca llegó a participar del acto, varado en Buenos Aires con problemas de vuelos.
Aun así el gremio siguió con su cometido, aunque los planteos de Carlos Gómez parado en el atril fueron más que peculiares: es que si bien la denuncia gremial contra YPF por la paralización de equipos es legítima, el diputado provincial de la oposición anunció que le entregaba al gobernador una carpeta con el resumen de gestiones realizadas en torno al tema, aunque no las del gremio sino las del propio Das Neves.
No conforme con eso, Gómez aprovechó para pedir financiamiento para la construcción de viviendas para el gremio, incluidas 24 casas que dijo serán para los médicos que deberán venir a la ciudad para trabajar en la clínica de petroleros.

Trabajo forzado

Mientras el gobernador y parte del gabinete se acomodaban en la mesa central el jueves, un colaborador se acercó para preguntar al mandatario si quería tomar un té, dada la hora del día y tras dos actividades previas. Con la respuesta afirmativa en mente, el hombre agilizó el pedido aunque sorteó el hecho de que el Centro Cultural tenga confitería propia para comunicarse con la del hotel Lucania.
Apenas el locutor comenzaba a presentar a los funcionarios presentes, se lo vio al diligente mozo cruzar la calle Moreno bandeja en mano con un té, un cortado y un agua mineral sin gas. El hombre no solo esquivó el tránsito, sino también a la gente de Uocra y de Petroleros; a los funcionarios; al púbico y a los figuradores, para llegar sin volcar una gota y con las bebidas en su justa temperatura, no obstante lo cual y aunque lo despojaron de las tacitas con toda velocidad, no hubo nadie que se hiciera cargo del ticket.
Así fue como el esforzado trabajador, que no tiene suficiente con servir cada mañana las mesas de roscas y aspirantes, tuvo que presenciar el acto institucional en sus más de 60 minutos de extensión para poder cobrar el pedido (propina no, que no estamos para excesos).

Mandandirun dirun dan

Aunque foráneo, hay un juez penal de Comodoro que disfruta de participar en cuanto acto patrio se organice, sobre todo si hay palco prestablecido donde pueda divisarse desde las alturas al resto de la población y codearse con funcionarios y militares.
Mientras esas presencias pueden ser asociadas a un neto sentido patriótico el 25 de Mayo o el 2 de Abril, su señoría empezó ahora a participar de actos políticos y así es como el jueves se dejó ver en el Centro Cultural. Dado que las primeras filas de sillas estaban reservadas para concejales y funcionarios y nadie de Ceremonial lo reconoció, buscó el mejor lugar para quedar de pie en el ángulo visual del gobernador, aunque sin demasiado éxito, por lo que optó por acercarse a saludar una vez terminados los discursos
Dicen los rumores de pasillo que en realidad el juez en cuestión está próximo a atravesar la revisión de nombramiento de parte del Consejo de la Magistratura y no está en la mejor de las situaciones en función de varios fallos cuestionados y revertidos, sin contar que fue el mismo que decidió liberar a los presos de la alcaidía cuando faltó el gas, dos de los cuales fueron apresados en cuestión de horas cometiendo ilícitos nuevamente. Lo que natura no da, el apoyo político lo presta, y su señoría lo sabe.

Sin banderas

En ediciones anteriores ya se había mencionado a "La Comodorense", esa agrupación con la que un secretario municipal pretende contar con peso propio llegada la hora de un eventual armado. El caso es que el "espacio" ya genera bastante ruido y no del bueno: ya quedó en evidencia que de las 20 vecinales que aseguran respaldan a este grupo, en realidad solo cuentan con cuatro.
Es que en pocos días más se realizará en Córdoba el encuentro federal de vecinales, del que como todas las ediciones anteriores participará una amplia delegación local que viaja con el apoyo de la comuna. El caso es que cuentan algunos vecinalistas "díscolos" que el funcionario en cuestión habría mandado a hacer una amplia bandera para promocionar a su agrupación, con la intención de obtener una de esas fotos que tanto le gustan, junto al expreso pedido de que cuelguen el "trapo" en la provincia anfitriona.
Dicen que la orden generó discusiones varias porque la mayoría está en desacuerdo con la idea de formarse bajo un paraguas político, y menos ese justamente, por lo que es tarea de Emilio Sánchez terminar de persuadir al grupo en estos días, y de paso ganarse un lugarcito mejor en la consideración del "jefe".

Cortamambo

Decidido a recuperar presencia, Martín Buzzi retomó las visitas al hotel de las roscas políticas, como ya lo habíamos comentado en más de una oportunidad. El ex gobernador elige las previas a los mediodías del sábado para llegar al lobby y saludar entre las mesas para ir juntando parroquianos en la suya, aunque por ahora sin gran poder de convocatoria.
En eso andaba cuando divisó a lo lejos al ex diputado provincial Félix Sotomayor y hacia allá se dirigió muy animado con la sonrisa en los labios para saludar. "¿Cómo andás 'Pirincho'". "¿Con vos? Para la mierda" fue la certera respuesta del "compañero", con lo que el ex gobernador comprendió rápidamente que mejor irse a otra mesa.

Una changa

No todas son malas noticias, procesos judiciales y vacíos para Martín Buzzi, que así como acá lo niegan en otros lares lo ponderan. Sin dudas uno de los que conoce a carta cabal el potencial, la sapiencia y cintura política del ex mandatario es el titular del bloque del FPV en el Senado, Miguel Angel Pichetto, quien se halla próximo a designarlo como asesor con dedicación funcional.
El legislador rionegrino parece sentir un aprecio especial por sus vecinos chubutenses, ya que también le había reservado un puesto en su momento a Marcelo Guinle, conciente de que al cumplir su mandato como senador quedaría desocupado. Pero entonces el actual miembro del Superior Tribunal de Justicia decidió rechazar gentilmente la propuesta.

Acompañado

La agenda del jueves del gobernador fue precedida en 24 horas por su hija, María Victoria Das Neves, más conocida como Mariví. Aunque se había informado a la prensa la noche antes que venía en rol oficial a encabezar anuncios por actividades de su área, el contacto con los periodistas se canceló sobre la marcha y la funcionaria llegó más tarde para hacer reuniones políticas de la juventud de Chubut Somos Todos, aunque en la residencia del gobernador en Km 3. Además, el mismo jueves Pablo Das Neves también pasó por Comodoro, aunque con bajo perfil y sin participar de los actos oficiales, sino para tener algunas reuniones puntuales y acomodar "los tantos".
Dicen que la bajada de "los hijos" a Comodoro llega como coletazo de una visita días antes de Daniel Taito a la ciudad, donde se lo vio un mediodía muy acomodado en la cabecera de un opíparo almuerzo con periodistas, empresarios, operadores y funcionarios en el clásico hotel.

Cálida bienvenida

Si algo no le faltó al acto del jueves fue color, aunque el tono del día no fue el mejor. Para muestra basta un botón, y ese día hubo dos. Angel Cayetano Capurro fue el que rompió el hielo para convertirse en el centro de las silbatinas: como dirigente del Club Florentino Ameghino le tocó recibir un aporte por más de 3 millones de pesos para el césped sintético de la cancha, y la platea colmada de petroleros "lomistas" se encargó de recordarle que se fue del gremio.
Cuando parecía que las cosas no podían empeorar en un acto que como se mencionó había arrancado a las piñas entre sectores de la construcción, lo invitaron a hacer uso de la palabra a Domingo Amaya, secretario nacional de Vivienda y Hábitat, que se puso más colorado de lo que es en cuanto la asociación al gabinete llegó a la tribuna.
Amaya intentó calmar los ánimos, aunque cometió el error de decir que traía saludos de Mauricio Macri y Rogelio Frigerio, con lo que los chiflidos y silbatinas se tornaron abucheos de modo instantáneo. Con la democracia a flor de labios en dos o tres oportunidades y diciendo que la necesidad no tiene color político, terminó por calmar a las fieras que lo dejaron completar su mensaje.
Si alguien tiene autoridad para decir que no importan los colores políticos es justamente Amaya, ex intendente peronista de San Miguel de Tucumán que fue uno de los primeros en saltar el cerco en 2015. Cercano a La Cámpora, ese año electoral hizo pacto con el radicalismo liderado en esa provincia por José Cano. Hoy, como se dijo, es funcionario macrista.

Adelante hasta morir

Ya que decididamente no hacen oposición en el Concejo, el trío de concejales radicales devenido en la Alianza Cambiemos busca reafirmar pertenencias como puede. Un grupo de la Juventud Radical restauró a pulmón el olvidado busto de Hipólito Yrigoyen para honrar al líder en el centenario de su primer gobierno y aunque a priori José Gaspar, titular del mismo Comité Radical que no había caído en la cuenta del deterioro ni del aniversario, se ofuscó con los chicos, terminó por coparles la parada y avisar a los medios –a través del área institucional de Prensa del Concejo- que él iba a encabezar un acto partidario el mediodía de la conmemoración; para lo que logró reunir la aplastante cifra de 11 correligionarios, incluido el mismo.
A lo mejor Gaspar había olvidado la fecha y su par Pablo Martínez no pudo recordársela, absortos ambos en las gestiones por la ciudad, ya que según dijo Domingo Amaya ambos fueron a recibirlo al aeropuerto local cuando llegó junto a Mario Das Neves el jueves, mención que bastó para que a los mencionados les brillara la dentadura en la platea del acto, donde se habían ubicado, adelante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico