Habrían encontrado el piercing de Daiana en el horno de ladrillos

Un arito fue encontrado en un horno de ladrillos en Tucumán y la policía investiga si se trata de un piercing que Daiana Garnica usaba arriba de sus labios. La adolescente, de 17 años, está desaparecida desde el 6 de mayo.

"Podría ser un arito de Daiana, ella tenía un piercing arriba del labio, pero todavía no hemos podido confirmar si era de ella. Lo que nos dijeron es que no se quemó porque es de acero quirúrgico, si hubiera sido de otro material ya no estaría", explicó el abogado de la familia Garnica, Sergio Pérez.

El hallazgo se suma a los pequeños restos que levantaron los peritos de ese mismo horno, que podrían ser piezas dentales. Todos esos elementos ya son analizados por especialistas. Lo que sospecha el fiscal Claudio Bonari es que el principal imputado, Darío Suárez, abusó de la joven, luego la asesinó y se deshizo de sus restos quemándola en el horno de la cortada. Para ese fin, el fiscal estima que contó con la colaboración de varias personas, entre las que se encuentra un amigo y compañero de trabajo suyo, Fabián Hernesto "Sapo" Pacheco, y el dueño de la ladrillera, Juan Mátar.

Esas personas también están detenidas. De hecho, ya son 10 los supuestos involucrados en el caso que quedaron privados de la libertad por disposición de Bonari: Suárez; sus hermanos César y Miriam; su esposa Yanina Alejandra Villarreal; la hermana de esta, Elena; la suegra de Suárez, Juana Rosa Funes; Mavi Castro, prima de Suárez; Carmen Santana, otra presunta pareja suya; "Sapo" Pacheco y Mátar. La mayoría de ellos está imputado por encubrimiento.

Este lunes circularon rumores de que la familia de Daiana había recibido amenazas. Los parientes de la joven recibieron misteriosas llamadas en sus teléfonos fijos y en los celulares. En una de ellas, una hermana de la víctima recibió en su teléfono móvil la foto de una joven desconocida que estaba desnuda, acompañada por la advertencia: "Dejen de hacer tanto lío o así va a aparecer Daiana".

El mensaje provino de un número de teléfono cuyo código corresponde a La Rioja, pero el representante legal de la familia negó esa versión. "Hablé con el papá de Daiana y me dijo que no recibió ninguna amenaza", aseguró Pérez a La Gaceta.

Los peritos, sin embargo, se encuentran analizando varios teléfonos celulares. Revisan con cuidado los mensajes de texto y llamadas que fueron recibidos y enviados desde los aparatos de cada uno de los sospechosos. La información extraída es tan extensa que esa tarea podría demandarles varios días.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico