Hace cuatro meses denunciaron por coimas a otros dos motoristas

Dos inspectores municipales de tránsito de la Sección Motos ya habían sido denunciados en otro escandaloso incidente. Hace cuatro meses, el 4 de noviembre, un ciudadano boliviano los denunció de haberlo coimeado. Dijo que le habían pedido 1.500 pesos para no secuestrarle el automóvil.

Según la denuncia de C.LL.D., de oficio verdulero, transitaba por 10 de Noviembre y Los Perales en su Chevrolet Aveo, modelo 2013, cuando los dos inspectores lo hicieron detenerse y le pidieron la documentación.
Tras exhibirle los papeles, los inspectores le pidieron la Verificación Técnica Vehicular (VTV). Sin embargo, aunque el automóvil poseería la verificación original de fábrica que exime de ese trámite por tres años, no habría tenido pegada en el parabrisas la oblea correspondiente que entrega el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor.
Según la denuncia, uno de los inspectores le decía al automovilista que le convenía secuestrar el auto porque por cada auto que secuestraba le pagaban 1.500 pesos. "¿Eso es lo que cobran de multa? Sólo tengo 300", les habría respondido el automovilista. "No, yo necesito 1.500 pesos", habría reiterado el inspector.
A los jefes policiales de la Seccional Cuarta que pasaban por el lugar les llamó la atención que los inspectores frenaran a un automovilista en el lugar. Se acercaron y se presentaron ante los inspectores. Uno de ellos ya labraba un acta de infracción. Pero la multa no era por falta de VTV, sino por estacionar en doble mano en la avenida Kennedy al 1.800.
Esa situación llamó la atención a los comisarios porque el lugar del procedimiento era en la avenida 10 de Noviembre. Cuando le preguntaron qué había pasado y por qué habían frenado al conductor, uno de ellos explicó que no tenía VTV. A los policías les extrañó que le quisiesen secuestrar el auto por esa sola infracción. Y advirtieron que sobre el asiento de acompañante había 300 pesos, pero aún desconocían a qué se debía.
Una vez que firmó el acta a los inspectores, el automovilista les dijo a los policías que le estaban pidiendo coima y de ese modo los comisarios lo acompañaron a la Seccional Cuarta para radicar la denuncia.
Cuando el oficial Eduardo Blanco terminaba de tomarle la denuncia al ciudadano boliviano, sobre las 14:30 -casi una hora después- llegaron a la comisaría los dos inspectores con la presunta intención de "apretar" al denunciante.
El oficial debió interceder. Según lo informado por la propia policía, los inspectores habrían amenazado al automovilista, por lo que fue resguardado en la seccional y se vivieron momentos de tensión entre los agentes policiales y los empleados municipales.
Los inspectores, decían que querían hacer una denuncia contra el automovilista por amenazas. Uno de ellos se comunicaba por teléfono con alguien que los asesoraba y exigían denunciar. La Fiscalía les inició una causa por "cohecho".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico