Hallan causa de brotes de infecciones asociados a las cirugías cardíacas

Las bacterias procedentes de las unidades de calentamiento y enfriamiento usadas en los quirófanos provocaron casos en varios países.

Es probable que la contaminación procedente de las fábricas en unos dispositivos médicos provocaran infecciones potencialmente letales a 33 pacientes a los que se practicó una cirugía a corazón abierto en varios países, afirman unos investigadores.
Los pacientes enfermaron por la bacteria Mycobacterium chimaera, que puede provocar una infección en el revestimiento interno del corazón y propagarse al resto del cuerpo.
El examen genético de las muestras de M. chimaera sugiere que las unidades de calentamiento y enfriamiento producidas por LivaNova en una fábrica en Alemania eran la fuente probable de la infección, según el estudio.
Los dispositivos ayudan a mantener la sangre en circulación y los órganos a una temperatura establecida durante los procedimientos de derivación cardiaca, advirtieron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.
Hubo pacientes que enfermaron en Estados Unidos, Australia, Suiza, Alemania, Países Bajos y Reino Unido.
"La secuenciación de todo el genoma es la herramienta más potente para rastrear la trasmisión de patógenos [gérmenes]", dijo el coautor del trabajo, Stefan Niemann, en un comunicado de prensa de la revista The Lancet Infectious Diseases.
"Nuestro estudio cierra la brecha y proporciona evidencias de que los brotes internaciones de M. chimaera relacionados con la atención médica pueden atribuirse muy probablemente a una fuente", añadió Niemann, profesor en el Centro de Investigación Borstel, en Alemania.
Pero los especialistas dijeron que la investigación no debería cerrarse, porque los sistemas de agua de los hospitales y otra marca de unidades de calentamiento y enfriamiento, Maquet, también estaban contaminados.
Eso significa que el riesgo de infección podría continuar a pesar de eliminar la contaminación en la línea de producción de LivaNova.
La infección con la bacteria M. Chimaera durante una operación a corazón abierto sigue siendo rara. Pero desde 2013, se han reportado más de 100 casos en Estados Unidos, la Unión Europea y Australia, y muchos países han publicado directrices para reducir el riesgo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico