Hallan a Mía, la beba que desapareció cuando degollaron a su madre

El hallazgo se registró frente a un hotel al oeste de Asunción, donde efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y de Interpol descubrieron que la beba estaba al cuidado de un hermano de su padre prófugo, Domingo Evaristo Montiel Arias.

Mía Sherezade, la beba de 4 meses que había desaparecido el 21 de noviembre cuando degollaron a su madre en su casa de la Villa 31 Bis del barrio porteño de Retiro, fue encontrada ilesa por la Policía en la ciudad paraguaya de Fernando de la Mora, informaron fuentes de la fuerza.
El hallazgo se registró frente a un hotel de dicha ciudad ubicada al oeste de Asunción, donde efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y de Interpol descubrieron que la beba estaba al cuidado de un hermano de su padre prófugo, Domingo Evaristo Montiel Arias (25), acusado de habérsela llevado tras asesinar a su madre Blanca Estela Martínez (38).
Según las fuentes, los efectivos la División Homicidios de la PFA hacía días que trabajaban coordinadamente con los detectives de Interpol Paraguay y Brasil en procura de localizar a la beba y detener a Montiel Arias, sobre quien pesa una orden de captura internacional de la Justicia argentina.
El acusado es de nacionalidad paraguaya, al igual que su pareja asesinada, por lo que la búsqueda se orientó hacia ese país limítrofe adonde ayer viajaban los abuelos de Mía para reencontrarse con ella, dijeron los informantes.
"La beba está bien", describió un vocero policial y añadió que tras ser recuperada intervino la defensora de Menores de Fernando de la Mora, Melisa Torres.
El crimen de Martínez fue descubierto la noche del sábado 21 de noviembre último, cuando uno de los hijos de la víctima, identificado como Pablo (19), alertó a un policía que patrullaba la zona que había visto por una ventana que su madre estaba tendida en el suelo de su casa, pero no podía ingresar porque la puerta estaba cerrada con llave.
Según dijeron los voceros, el policía acompañó al joven hasta la casa 169 de la manzana 102 de la Villa 31 Bis de Retiro y constató desde la ventana que la mujer yacía en el piso en medio de un charco de sangre.
Junto con el hijo de la víctima, el efectivo logró forzar la cerradura, entró al lugar y observó que la mujer, de unos 1,70 metros de altura y vestida con un jean y una blusa roja, presentaba un corte profundo en el cuello y no tenía signos vitales.
A centímetros del cuerpo halló también un cuchillo tipo tramontina cubierto con sangre, que presuntamente el asesino había utilizado para atacarla y luego descartó.
Tras la llegada de médicos de emergencias que certificaron que la mujer ya había fallecido, Pablo le dijo a las autoridades que en la casa faltaban su hermana Mía y el padre de la beba pareja de su madre.
En tanto, una prima de la víctima, identificada como Teresa, contó que en la casa vivía otro hijo de la mujer de 6 años, que cuando fue descubierto el crimen fue llevado por su hermano mayor para quedar a resguardo y que ahora está bajo su cuidado.
La investigación del femicidio está a cargo del juez Nacional en lo Criminal de Instrucción 12 porteño Ricardo Arturo Warley.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico