Hallan muerto a un banquero español que fue símbolo de la corrupción financiera

El banquero español Miguel Blesa, uno de los símbolos de la corrupción financiera de la última década, fue hallado muerto ayer en una finca de Córdoba, en el sur de España, con un disparo de escopeta de caza en el pecho, que según los primeros indicios apunta a un suicidio o un accidente.

Blesa, de 69 años, había sido condenado en febrero pasado a seis años de prisión por un delito de apropiación indebida por el caso de las "tarjetas black" de Caja Madrid, entidad que presidió entre los años 1996 y 2010, y estaba a la espera de que el Tribunal Supremo español confirmara su sentencia antes de ingresar en la cárcel.
Ayer a la mañana el banquero se encontraba junto con un grupo de amigos desayunando antes de salir de cacería y se levantó, alegando que iba a mover su coche en el garaje. Fue en ese lugar donde más tarde, tras escucharse un disparo, fue encontrado su cuerpo, informaron fuentes policiales.
Los servicios médicos confirmaron que la causa de la muerte fue la perforación de su tórax con una bala de rifle, de acuerdo con las fuentes citadas por la prensa española.
Aunque la primera hipótesis que se manejó es la del suicidio, la Guardia Civil española, que se hizo cargo de la investigación, no descarta que se trate de un accidente de cacería.
El gran banquero español, que llegó a la cumbre de la mano del conservador y gobernante Partido Popular (PP), fue uno de los primeros en sentarse en el banquillo de los acusados para hacer frente a delitos relacionados con la gestión fraudulenta de una entidad financiera en los años previos a la última crisis.
"No tengo un euro. Tengo todo embargado. Me hago yo todas las labores de la casa", llegó a decir en una de sus últimas apariciones públicas este hombre que alcanzó la cúspide de la sociedad española de la mano del ex presidente del gobierno español José María Aznar, su amigo personal.
El 16 de mayo de 2013 se convirtió en el primer "pez gordo" en pisar la cárcel, aunque recuperó la libertad en menos de 24 horas, tras pagar una fianza de 2,5 millones de euros en el marco de una investigación por haber llevado a Caja Madrid al borde de la quiebra.
Meses después, regresó a prisión, donde estuvo 15 días, pero volvió a salir gracias a un recurso que presentó contra el juez que ordenó su encarcelamiento, Elipidio José Silva, quien posteriormente fue inhabilitado.
En el centro de la causa, que fue archivada, estaba la compra del City National Bank of Florida, cuya adquisición por parte de Caja Madrid habría acarreado pérdidas de 500 millones de euros.
Además de haber sido condenado por haber instalado un sistema de tarjetas ocultas al fisco, por medio del cual él mismo se hizo con casi medio millón de euros, Blesa mantenía varios frentes judiciales abiertos.
Por el caso de las tarjetas, tuvo que devolver 9,34 millones de euros gastados por los directivos de Caja Madrid bajo su mandato, mientras su sucesor al frente de la entidad cuando se fusionó en Bankia, el ex director del FMI Rodrigo Rato, condenado a 4 años de cárcel, tuvo que pagar 2,6 millones de euros.
Blesa estaba imputado también en una causa judicial por administración desleal en relación a su gestión al frente de Caja Madrid, por sobresueldos irregulares de los directivos de la entidad en pleno declive económico, lo que causó un perjuicio económico de 14,8 millones de euros.
Asimismo, se le atribuyó la responsabilidad por el fraude de la venta de participaciones preferentes, unos productos tóxicos que el banco colocó especialmente entre pensionistas, causando un enorme perjuicio.
Pese al calvario judicial que vivió en los últimos años, las personas cercanas a Blesa aseguraron que no estaba deprimido, pero sí "preocupado", si bien tenía esperanzas en que el Tribunal Supremo lo absolviera en segunda instancia en el caso de las "tarjetas black".
El banquero español se había convertido, junto con Rodrigo Rato, en un emblema de los excesos del sector financiero y de su connivencia con los poderes políticos, y fue de los pocos que cayó en desgracia.
Su vida se complicó cuando el primero de diciembre de 2013 la plataforma ciudadana Xnet filtró correos electrónicos de Caja Madrid, bautizados como "los correos de Blesa", en los que quedó revelada su irregular gestión económica de la entidad y la manera que tenía de controlar a los miembros del consejo de administración. Esta documentación destapó el caso de las "tarjetas black".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico