Hallan naufragios históricos en el Golfo San Jorge

El hallazgo fue hecho por un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL).

El histórico hallazgo fue hecho por un equipo del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL) en la cabecera norte del Golfo San Jorge. Allí se logró dar con algunos de los barcos que fueron arrastrados el 3 de enero de 1846 por un huracán que arrasó unos 80 kilómetros de la costa patagónica desde la Bahía de Camarones.

El director del equipo de investigación, Cristian Murray, detalló que durante el año pasado se realizaron dos campañas en la zona, una en marzo y otra en noviembre, en la zona que comprende el nuevo Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral.

Los resultados fueron excelentes: los científicos detectaron siete lugares de naufragio, tanto bajo el agua como en el espacio intermareal. "Encontramos restos de veleros de diferente tamaño, algunos medianos y otros muy grandes, como una fragata de bandera chilena pero de construcción alemana, de cinco palos y 110 metros de eslora que se hundió en 1925. Ese barco, el Potosí, en su momento fue el velero más grande del mundo. El constructor confiaba en la vela aunque ya se contaba con motores a vapor. Y lograba velocidades muy grandes: ostentó el récord del cruce del Atlántico a vela en dos oportunidades", explicó.

La investigación obtuvo, según publica La Nación, financiamiento de la Unesco para explorar la zona que en el siglo XIX tenía un intenso tránsito marítimo comercial.

EL TRABAJO DE CAMPO

Guiados por datos dispersos y testimonio de habitantes de la zona, los científicos decidieron explorar siguiendo las directivas de la convención de la Unesco de 2010, que protege los restos culturales sumergidos temporaria o permanentemente en el agua durante más de 100 años.

"Nos propusimos hacer una primera etapa de prospección e identificar sitios de interés -agrega Murray. Los seleccionamos a lo largo de 180 km de costa a partir de información histórica de los lugares donde se había desarrollado mayor actividad o hundimientos, aunque los registros son bastante pocos detallados."

Usaron dos técnicas: con buzos y a pie en la costa, ya que en la zona hay una diferencia de cuatro metros entre la marea alta y baja, donde se pueden depositar restos.

descubrimiento en el golfo san jorge.jpg

Así, en zambullidas de unos cincuenta minutos por vez, los arqueólogos también encontraron el Villarino, un barco a vapor y a vela. Como dato curioso, el Villarino es el que repatrió los restos de San Martín en su viaje inaugural, pero también hizo más de cien viajes a la Patagonia. Era el transporte de la Armada, llevaba víveres y traía fardos de lana.

Otros de los restos corresponden a barcos de madera todavía no identificados y a cuatro botes.

"Muchos de estos restos se sabía que existían, pero en forma aislada -destaca la investigadora Mónica Grosso-. Nuestro trabajo es darles sentido, armar el rompecabezas, conocer qué pasaba en la zona, entender qué estaban haciendo los barcos ahí, reconstruir la historia de estos pequeños pueblos."

En las islas encontraron construcciones de piedra asociados con la ocupación de franceses e ingleses: diques para juntar agua de lluvia, barracas, y también vajilla y bastante material de cerámica y vidrio.

Aunque están en la etapa del primer procesamiento de los datos, los investigadores quieren seguir trabajando en los naufragios.

"Nuestra idea es que no sea sólo un aporte histórico -concluye Grosso-, sino que también nos sirva para pensar qué hemos hecho con el mar, con sus recursos. Recomponer una dimensión de la historia diaria de esta zona. "

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico