Hallaron los cuerpos de una madre y su hija enterrados en una vivienda de Punta Lara

La búsqueda se inició luego de que los familiares de las mujeres se mostraron preocupados porque desde el 28 de enero no tenían noticias de ellas, ni telefónicas ni vía Facebook, como era habitual.

Una mujer y su hija adolescente, ambas de nacionalidad peruana, fueron halladas enterradas ayer en una vivienda de la localidad de bonaerense de Punta Lara, partido de Ensenada, y por el doble crimen la Policía busca a un hombre que alquilaba la casa, renunció a su trabajo días atrás y desapareció, informaron fuentes policiales.
El hallazgo de los cuerpos de Maruja Chacón Pérez (50) y de su hija Shirley Cielo Barrientos (15) se produjo ayer a la madrugada en el marco de un operativo de rastrillaje realizado en la vivienda situada en Almirante Brown 319, de Punta Lara.
La búsqueda se inició luego de que los familiares de las mujeres se mostraron preocupados porque desde el 28 de enero no tenían noticias de ellas, ni telefónicas ni vía Facebook, como era habitual.
La denuncia fue realizada, a pedido de la familia, por una allegada a las mujeres que vive en Ensenada y que el 4 de este mes se presentó en la comisaría local y dijo que la última vez que las vio fue el 28 de enero, cuando iban a pasar el día a la casa de un amigo en Punta Lara.
Los pesquisas identificaron el inmueble, perteneciente a un hombre que dijo que se lo alquilaba a un compañero de trabajo, identificado como Hugo Hidalgo (42), quien no se encontraba en el lugar.
De averiguaciones realizadas, los pesquisas establecieron que Hidalgo trabajaba en la empresa "Media Caña" radicada en Ensenada, aunque había renunciado el miércoles tras admitir ante allegados: "Me mandé una cagada", detallaron los voceros a Télam.
Por orden judicial, efectivos de la DDI de La Plata y de la Policía Científica ingresaron a la casa alquilada por el sospechoso y hallaron en el lugar un arma blanca que a simple vista tenía manchas de sangre.
La secretaria de Seguridad y Justicia de la Municipalidad de Ensenada explicó a Télam que al llegar a la vivienda encontraron "un lavadero con piso de cemento pintado en negro recientemente y se detectaron difuminaciones de manchas hemáticas compatibles con sangre".
Detalló, que el propietario de la vivienda les advirtió a los investigadores que "era raro" un movimiento de tierra que había debajo de una parrilla y que no estaba cuando alquiló la casa al presunto homicida.
A partir de allí, el fiscal Marcelo Romero que entiende en la causa ordenó que se comenzara a excavar en el lugar donde finalmente hallaron los cuerpos desnudos de las mujeres en dos bolsas de residuos.
Según las fuentes, las dos víctimas fueron enterradas desnudas y las causales de muerte se conocerán luego de la autopsia que se realizará el viernes, ya que es necesario enfriar los cuerpos debido a que llevaban varios días en el lugar.

A LA ESPERA DE LA AUTOPSIA
Una de las cuestiones a determinarse con las autopsias es si las mujeres fueron víctimas de un ataque sexual, lo que no se descarta debido a que los cuerpos estaban desnudos.
Un vocero detalló a Télam que la madre fue asesinada varias horas antes que la chica ya que su cuerpo presentaba fauna cadavérica.
Además, según testigos, el presunto homicida fue visto con la adolescente el viernes, por lo que se sospecha que la asesinó ese día a la noche o durante el fin de semana, aunque luego las enterró a las dos al mismo tiempo.
Dijo además que el sindicado autor del hecho fue visto en la vecina localidad de Berisso el pasado sábado, aunque sospechan que no puede estar muy lejos del lugar debido a que no cuenta con dinero.
Es que, según los voceros, se le bloqueó la cuenta bancaria en la que percibía sus haberes y se detectó que vendió su celular para conseguir efectivo.
Además, Romero investiga si la mayor de las mujeres mantenía una relación sentimental con el sindicado femicida y si podrían encuadrarse en un caso de trata de personas.
Es que tras conocerse el hecho, Kimberly, una hija y hermana de las víctimas, aseguró que su madre había conocido al sospechoso a través de un hombre con el que había entablado una amistad y que le había ofrecido trabajo.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico