Hallaron muerto al estudiante de educación física Carlos Carranza

La aparición de un cuerpo en un acantilado de Km 5 se produjo gracias a sus familiares y amigos en el segundo día de búsqueda.

Carlos fue visto por última vez el pasado domingo a las 14 horas cuando salió de su casa vistiendo jogging azul, chomba, y zapatillas azules. Su familia esperaba su retorno a la noche cuando celebrarían juntos el cumpleaños de su sobrina, sin embargo no volvió.

CARLOS.JPG
Foto: Guadalupe Acre.
Foto: Guadalupe Acre.

Recién el lunes, cuando no se presentó en el Instituto de Educación Física su padre radicó la denuncia en la comisaría de General Mosconi, de inmediato se inició la búsqueda que culminó esta tarde cuando apareció un cuerpo en el acantilado próximo a la usina de Km 5.

El rastrillaje que dio con el lamentable desenlace fue motorizado por familiares y amigos que, separados en grupos recorrieron todo el día de hoy, km 5 , Km 3 y km 8. Casi al finalizar el día, alrededor de las 19:20 cuando se preparaban para retornar a sus hogares se dio el hallazgo.

A los pocos minutos de que se produjo el encuentro todo el grupo de familiares y amigos se acercó a las costas de km 5 para el reconocimiento, que en primera instancia se volvió casi imposible dado que se encontraba a unos 80 metros de distancia.

SU DESAPARICION

Carlos Carranza salió de su casa de Kilómetro 5 el domingo a las 14 sin llevarse su teléfono celular ni la billetera con los 150 pesos que contenía. Solo se sabe que vestía ropa deportiva y unas zapatillas azules marca "Power". Tenía 27 años y estudiaba en el Instituto Superior de Educación Física. Vivía en un sector de Kilómetro 5 que se encuentra detrás de la tribuna de cemento de Ferrocarril del Estado, club de fútbol en el que había jugado hasta el año pasado. Nunca faltaba a clases pero el lunes no fue a rendir un examen. Su cuñada, Leticia, le dijo hoy a El Patagónico que Carlos estaba interesado en el estudio y que para solventarse hacía "changas" como albañil.

Era muy conocido en el barrio ferroviario e incluso colaboraba con los equipos de fútbol infantil y gimnasia artística en las instalaciones de Unión San Martín Azcuénaga (USMA). El domingo debía encontrarse con sus compañeros de hándbol para una colecta de dinero, pero nunca llegó. Su familia recién denunció su desaparición el lunes al mediodía.

El sábado no salió y el domingo se levantó temprano para asistir al bautismo de su sobrina a la iglesia del barrio y luego volvieron a la casa de sus padres. Allí él se cambió de ropa y creen que se habría vestido con prendas deportivas y que se recostó a descansar. Todos en la casa hicieron lo mismo y cuando se levantaron de la siesta ya no lo encontraron.

Sin embargo, las pertenencias de él estaban en la casa. Creen que alguien lo pasó a buscar. Leticia contó que revisaron el teléfono celular y que no tenía llamadas ni mensajes en los que hubiera acordado algún encuentro.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico