Hangzhou, el pequeño paraíso terrenal chino

Hangzhou es una ciudad encantadora que muchas personas añoran. Este es el hogar del bello lago Oeste (Xihu), y el lugar de nacimiento de la leyenda romántica china "La serpiente blanca".

Hangzhou ("ciudad sólo accesible por barco") tuvo un importante desarrollo durante la dinastía Song del Sur (1127-1279), de la que fue su capital. Está a 170 kilómetros de Shanghái y tiene dos millones y medio de habitantes. Hace siglos llegó a alcanzar una población de 1,24 millones de habitantes, lo que la situó entre las diez ciudades más grandes del mundo, y su puerto fluvial entre los tres más concurridos de China.
Es un destino favorito para escapadas cortas y lunas de miel. Dice un proverbio chino: "En el cielo está el paraíso y en la tierra, Suzhou y Hangzhou", por lo que en términos de belleza no hay dudas de que el turista, después de visitar Pekín o Shanghái, se queda boquiabierto ante sus paisajes.
Tierra de sabios y escritores, fue su alcalde el poeta Su Dongpo (1036-1101) y a él se debe en buena parte la belleza de la ciudad, hoy delicadamente restaurada y vertiginosamente modernizada.
Hangzhou es conocida por sus apacibles lagos, especialmente por el del Oeste, alrededor de él se concentran la mayoría de sus puntos turísticos. Cabe destacar que en China hay 36 Lagos del Oeste, pero el de Hangzhou es el más famoso. Para sus habitantes es un tesoro, y un símbolo de la vida idílica de la ciudad. La prosperidad de Hangzhou se encuentra muy vinculada al lago. En sus orígenes, este era una importante fuente de agua pero cuando se convirtió en una atracción turística, no solo trajo riqueza a la ciudad sino también el crecimiento del mercado inmobiliario dentro de ella.
El lago, con forma de un cuadrado un poco irregular de unos 3 km de lado, está dividido en 3 partes. Dentro del lago hay cuatro islas, la única de ellas que es natural es la que llaman "Colina Solitaria", que está conectada con tierra firme por el dique de Bai. En su interior está el Parque Zhongshan, en cuya cima hay una gran vista del lago y la ciudad y el Museo Provincial.
Cada rincón de la orilla está hermosamente dispuesto. Por las mañanas puede escucharse en toda el área del lago el repicar de la campana Nanping del templo Jingci, ubicado hacia el sur. Los turistas disfrutan de paseos en el lago sobre un bote ligero y de su entorno en las bellas noches.
Junto al entorno idílico del lago se encuentra el estilo de vida relajado de la ciudad. Hangzhou proporciona a las personas una sensación de calma, y les ayuda a olvidar sus problemas. En las orillas, se encuentran muchas casas de té famosas y construcciones muy singulares, como la casa de té Qingteng, que fue diseñada por la renombrada Institución de Arte de China.
Además el espectáculo de luz y sonido que se realiza cada noche en el Lago es capaz de encandilar a todos los espectadores. Los personajes representan una bonita historia mientras se deslizan sobre el lago iluminados por colores muy especiales.
Muy cerca está el Templo de Lingyin con sus 330 estatuas de Buda esculpidas en la roca del Feilai Feng. Otro lugar destacable es la antigua residencia de Hu Xueyan, un rico comerciante de la dinastía Qing, la última. Fue construida en 1872, y es un verdadero palacio de 5.800 m².
Por otra parte, se suma un atractivo emás: la calle Qing He Fang, la principal arteria de la ciudad que aún conserva su encanto histórico gracias a sus antiguos edificios. En ella se agolpan los puestos y tiendas de artesanía que ofrecen productos típicos de la ciudad. Es que ir de compras en Hangzhou también es una actividad agradable y popular para los turistas. Aquí se pueden comprar tejidos de seda y disfrutar del famoso plato Carne de Dongpo. Cuando llueve, es fácil comprar una sombrilla "Tiantang" (Paraíso), dar un paseo bajo la lluvia y respirar de los aires románticos de la ciudad.
Hangzhou fue inspiración de muchas leyendas, una de las más populares en toda China es la de "La serpiente blanca", que fue adaptada en una de las óperas más famosas. Trata de los amores imposibles de un mortal y un hada, mezclando romanticismo y fantasía.
La temporada alta para viajar a Hangzhou es en primavera de marzo a mayo y en otoño de septiembre a noviembre que es cuando la temperatura media alcanza los 17 grados. La época de lluvias es de finales de junio hasta septiembre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico