Hay comisarías en las que los presos duermen en el pasillo

Las falencias edilicias que tienen las comisarías de esta ciudad demandan que muchos de los presos prefieran dormir en el pasillo por el poco espacio que hay en las celdas. Debido a la gravedad de la situación, muchos abogados defensores han solicitado la reubicación o la prisión domiciliaria de sus clientes.

La falta de espacio en las celdas de las comisarías de Comodoro Rivadavia establece que muchos reos prefieran dormir en los pasillos del recinto. Un ejemplo de esto es la Seccional Cuarta donde existen tres celdas que albergan a una totalidad de seis presos, pero en múltiples ocasiones el número se ve superado creando disturbios que tienen su origen en dirimir quién se quedará con el lugar más preciado: la cama.
Las comisarias Cuarta, Quinta, Sexta y Séptima no cuentan con plazas para detenidos, por lo que muchos deben ser trasladados a los calabozos de la zona norte de esta ciudad.
El traslado para las jurisdicciones de Mosconi, Laprida y Diadema resulta ser un alivio para no pocos ya que la convivencia en las comisarías de la zona sur suele estar marcada por múltiples disturbios. Pero la capacidad de las celdas ya no dan abasto y los reos prefieren montar una cama con sus ropas en los pasillos.
Según fuentes consultadas, la situación se repite hace varias semanas ya que los edificios no están en condiciones de soportar la demanda y establece a los abogados defensores solicitar el traslado o la prisión domiciliaria para que sus clientes no tengan que seguir durmiendo en el piso.
Uno de los casos en los que se produce esta situación es en Diadema, donde los calabozos tienen sus camas empotradas a la pared, lo que hace imposible encontrar un espacio para los nuevos reos.
En tanto, en Laprida los cupos están cubiertos. Hay dos calabozos unipersonales y los mismos ya están ocupados por delincuentes que deben cumplir sus condenas. Además, en los últimos días han recibido imputados que estaban alojados en las comisarias Sexta y Séptima.
En la comisaría Mosconi funcionan tres calabozos unipersonales que están ocupados por tres presos con causas de robo agravado. Y las otras celdas están siendo refaccionadas.
En esta ciudad hay unas 150 personas privadas de su libertad entre la alcaidía y las distintas comisarías. Una gran mayoría ya está condenada, por lo que los nuevos deberían ser alojados en lugares de detención acordes para su resocialización.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico