Hay dos prófugos por la presunta trata de personas en "Bagatelle"

El empresario Segundo Ferreira y una de las mujeres encargadas de su local nocturno, detenidos el martes en el marco de una causa de presunta trata de personas, ayer se negaron a prestar declaración indagatoria ante la juez federal Eva Parcio. Mientras, el Juzgado Federal libró la captura de una mujer que se encuentra en esta ciudad y de un hombre que reside en la ciudad santafesina de Rosario.

En el Juzgado Federal, a cargo de la magistrada Eva Parcio, consideran que a partir del operativo concretado durante la madrugada del martes se desbarató una presunta banda de trata de personas que operaba entre clubes nocturnos de Rosario y Comodoro Rivadavia. En el caso de esta ciudad se encargaban de traer mujeres del norte del país con fines de comercio sexual. La mayoría de las mujeres halladas en el lugar durante el allanamiento declaró que trabajaban por propia voluntad, pero en un caso se detectó el delito, indicaron fuentes judiciales.
Hay que recordar que todo comenzó en la madrugada del domingo, a partir de la denuncia radicada por una mujer que señaló que había logrado escaparse del local nocturno "Bagatelle". Declaró que había sido traída desde Rosario y encerrada bajo amenazas para mantener relaciones sexuales con clientes habitúes del lugar.
Sostuvo que fue engañada en Rosario por un individuo que le prometió que iba a trabajar de moza en una confitería, donde iba a ganar un abultado sueldo. Por el contrario, denunció que fue encerrada en una habitación del local nocturno sin poder salir al exterior.
La víctima de 28 años, oriunda de Rosario, encontró la forma de escaparse del céntrico local que funcionaba sobre la calle Belgrano, entre Ameghino y Rawson, y se presentó en una comisaría para relatar el calvario vivido durante su estadía de dos meses en esta ciudad.
La mujer y su familia estaban bajo amenazas de muerte por los integrantes de esa red, y el Juzgado Federal tomó todos los recaudos necesarios antes de cumplir con la serie de allanamientos que culminaron el martes con la detención del propietario Segundo Ferreira y una de las encargadas del local.
Durante los tres allanamientos efectuados en el cabaret y en dos domicilios del barrio José Fuchs -uno de ellos la casa de Ferreira- efectivos de la Brigada de Investigaciones de la Policía Federal secuestraron importante documentación que comprobaría el delito investigado por Parcio. El cúmulo de pruebas comprometería la situación procesal de los sospechosos, indicaron fuentes consultadas por El Patagónico.

DOS PROFUGOS
Durante la mañana de ayer el empresario de la noche y la encargada se negaron a prestar declaración indagatoria ante la juez, y fueron informados de la causa que se les inició en su contra. Todavía se mantiene el secreto de sumario y continúan las averiguaciones en torno al caso.
En ese contexto, la Justicia Federal busca a dos personas, una mujer que se encuentra en esta ciudad y un hombre que está en Rosario, quienes no fueron hallados durante los procedimientos del martes. Así, persiste la orden de captura para los sospechosos.
Hay que recordar que Ferreira estuvo implicado en una causa similar investigada por la Policía del Chubut en 2006, donde presuntamente traían del norte del país mujeres menores de edad para prostituirse. La investigación también implicó a funcionarios municipales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico