Hieren de dos tiros a un joven en el asalto a una familia de Km 5

Dos encapuchados sorprendieron a una mujer y su hijo en el interior de la vivienda situada al final de la calle Segurola. El joven se resistió y recibió dos tiros en el intercostal derecho. Ante la agresión los delincuentes huyeron sin llevarse nada y se les cayó un teléfono celular. La víctima se encuentra internada y estaría fuera de peligro.

La Brigada de Investigaciones se encuentra abocada a identificar a los asaltantes del sangriento robo ocurrido en la noche del sábado en Kilómetro 5. Como consecuencia del violento accionar un joven de 20 años, quien salió en defensa de su madre, terminó herido de bala.
Uno de los delincuentes le pegó dos tiros en la zona intercostal derecha y tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital Regional. Fuentes oficiales señalaron a este diario que el joven se encuentra internado con pronóstico estable y las lesiones no serían de gravedad.
Madre e hijo residen en un domicilio de la calle Código 1612, en un sector nuevo del barrio Presidente Ortiz, detrás del club Unión San Martín Azcuénaga (USMA), donde ya se sucedieron distintos robos de viviendas en el último tiempo. En esos casos los ladrones ingresaban luego de una vigilancia y cuando no había moradores.
Esta vez los asaltantes estaban decididos a todo e irrumpieron a las 22:30 del sábado encapuchados con lentes oscuros y cuellos polares. Tras llamar a la puerta ingresaron por la fuerza y sacaron a relucir armas de fuego. Amenazaron a la mujer diciéndole que se trataba de un robo.
El hijo se enfrentó a los malvivientes y en un forcejeo recibió dos disparos que dieron en la zona intercostal derecha y otro dio en la zona de la cocina, precisó la policía a este diario.
El joven cayó bañado en sangre y ante el desenlace los ladrones emprendieron la fuga.
Los delincuentes no alcanzaron a llevarse ningún elemento de valor y se escabulleron en la oscuridad. A
nte la llegada de la policía, una ambulancia del centro asistencial se encargó de trasladar al herido, quien fue estabilizado y luego intervenido quirúrgicamente.
Al parecer, los proyectiles no dañaron ningún órgano vital y según la policía se encuentra fuera de peligro. El personal de la Comisaría Mosconi intervino y secuestró la vaina de un proyectil en la cocina y un teléfono celular táctil marca Samgsung que sería de uno de los ladrones.
En las cercanías se secuestró un Chevrolet Classic que podría tener relación con el robo.
Se presume que el automóvil fue utilizado por los ladrones y que lo dejaron abandonado. El coche tenía signos de haber sido violentado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico