Hillary Clinton le saca 11 puntos de ventaja a Trump en la carrera hacia la Casa Blanca

Esta encuesta, con un margen de error de 4,6%, fue realizada del sábado al domingo, es decir, horas después de que se difundiera un video de 2005 en el cual Trump hace comentarios vulgares y degradantes sobre las mujeres, pero antes del segundo debate presidencial.

La candidata demócrata Hillary Clinton aumentó su ventaja sobre Donald Trump a 11 puntos, según un sondeo divulgado ayer y realizado tras la publicación de un video del aspirante republicano hablando en términos denigrantes sobre las mujeres.
Clinton cuenta con el 46% de la intención de voto frente a 35% de Trump, según el sondeo realizado por la cadena NBC y el diario Wall Street Journal.
Los otros dos aspirantes a la presidencia Gary Johnson, del Partido Libertario, y Jill Stein, del Partido Verde, recibieron el 9% y 2% de respaldo, respectivamente.
Esta encuesta, con un margen de error de 4,6%, fue realizada del sábado al domingo, es decir, horas después de que se difundiera un video de 2005 en el cual Trump hace comentarios vulgares y degradantes sobre las mujeres, pero antes del segundo debate presidencial.
Un total de 52% de las personas consultadas (contra 42%) considera que el video debe ser un tema de campaña, en tanto, un 41% estimó que las declaraciones de Trump en la grabación son "completamente inaceptables".
Al tenso y agresivo debate presidencial del domingo por la noche le siguió una jornada política relativamente tranquila en Estados Unidos, en la que el candidato republicano, Donald Trump, logró detener la fuga de apoyos en la oposición, mientras su rival, Hillary Clinton, recibió el respaldo de todo el oficialismo, que ayer comenzaba una gira de actos y eventos de campaña.
Sin duda, el que tenía más en juego el domingo en la Universidad de Washington en San Luis, Missouri, era Trump, dado que venía de uno de sus peores escándalos en lo que va de la campaña y tenía que frenar una fuga masiva de apoyos de líderes republicanos, que hasta hicieron sospechar el fin de su carrera política.
Tras el debate, el magnate no recuperó todo el terreno perdido, pero sí dejó claro que no se bajará de la candidatura e, incluso, cosechó el apoyo declarado de su compañero de fórmula, el gobernador de Indiana, Mike Pence, quien en los últimos días se había mostrado un tanto frío y alejado.
"¡Felicitaciones a mi compañero de fórmula @realDonaldTrump por una gran victoria en el debate! Estoy orgulloso de estar junto a vos mientras hacemos un gran Estados Unidos", escribió Pence en su cuenta de Twitter, despejando los rumores que surgieron luego que varios senadores y líderes republicanos propusieran que Trump se bajara de la campaña y su candidato a vice lo reemplazara.

EL DIA DESPUES
La jornada posterior al debate también parece haber marcado el final, por lo menos por ahora, de la fuga masiva de apoyos en el seno del Partido Republicano. No obstante, no todos los que retiraron el respaldo al magnate decidieron perdonarlo y volver a sumarse a su campaña.
Dentro de la cúpula republicana, el detractor que se expresó con más fuerza ayer fue Paul Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes y uno de los líderes del partido más poderosos en Washington.
Ryan habló en una conferencia telefónica con congresistas republicanos, a la que accedieron algunos medios estadounidenses y en la que dejó claro que su prioridad ahora es no perder el Congreso, la institución que su partido domina completamente desde 2012.
Ryan insistió a sus colegas en que deben centrarse en ser reelegidos en sus distritos en las elecciones legislativas que también se celebrarán el próximo 8 de noviembre, coincidiendo con las presidenciales.
Los republicanos, que actualmente tienen la mayoría tanto de la Cámara de Representantes como del Senado, temen perder su hegemonía en los próximos comicios por un posible efecto negativo de la candidatura del magnate.
Ryan, sin embargo, no es el detractor republicano más duro que tiene Trump, ya que al menos él decidió mantener su apoyo oficial al magnate, mientras muchos legisladores y funcionarios se lo retiraron de manera definitiva este fin de semana después de que se desatara un escándalo por una grabación de 2005, en la que se escucha al hoy candidato presidencial lanzando una diatriba misógina.
Los principales líderes del Partido Demócrata felicitaron a Clinton por su performance en San Luis -principalmente la decisión de la candidata de no sucumbir a las agresiones y ataques personales de su rival- y ratificaron su apoyo incondicional a menos de un mes de las elecciones.
Prueba de ello es que las máximas figuras demócratas recorrerán el país en las próximas semanas para hacer campaña junto a Clinton o en su nombre.
La primera parada será hoy en Miami. Allí Clinton y el ex vicepresidente Al Gore intentarán dar un impulso final al registro de votantes en Florida, estado que cierra el padrón ese día.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico