Historia de una interna caliente

El miércoles la interna del Sindicato de Obras Sanitarias tuvo uno de sus capítulos más violentos cuando Carlos Neira fue baleado. El presunto atacante sería un integrante de la actual conducción del gremio.
La disputa comenzó a agudizarse en noviembre cuando la agrupación Doctrina Peronista decidió presentarse en los comicios como oposición al histórico secretario general José Santiago y puso en jaque el funcionamiento del sindicato.
El 17 de abril último el sindicato iba a celebrar sus elecciones. Sin embargo, el proceso electoral del gremio que nuclea a los trabajadores de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) nunca desembocó en elecciones libres, según la oposición y luego le continuaron una serie de denuncias y amenazas.
La agrupación Doctrina Peronista, incorporada dentro el Consejo de Localidad del Partido Justicialista, dio a conocer su intención de participar de los comicios del sindicato, llevando como candidato a Armando Alvarado.
Rápidamente la agrupación comenzó a realizar los trámites administrativos, presentando documentación y los papeles para participar de las elecciones de abril. En el medio denunciaron una serie de irregularidades en la lista de Santiago.
Entre ellas enumeraron que no se respetaba el cupo femenino y que la Junta Electoral no fuera elegida a través de una asamblea de afiliados como determina el estatuto del sindicato. Las denuncias se presentaron en la sede local del Ministerio de Trabajo de la Nación, dándolas a conocer públicamente a mediados de marzo.
También repudiaron el hecho de que no se publicó la conformación de la Junta Electoral, el detalle de su lugar de funcionamiento y el horario de atención. Además de la presunta oficialización de la única lista presentada encabezada por el propio Santiago, quien habría agregado a familiares directos.
Lo cierto es que los días pasaron sin respuestas y finalmente la lista Celeste y Blanca no fue oficializada por el Ministerio de Trabajo, pese a que presentaron la documentación en tiempo y forma. Así se declararon desiertos los comicios antes de su celebración y Santiago fue ratificado en su cargo con mandato extendido.
Esto motivó que desde la lista opositora, el 6 de abril se manifestaran por el centro hasta el municipio, reclamando que se impugnen las elecciones, tal como habían solicitado a través de su asesor legal, el abogado Jorge Echelini.
Allí se reunieron con el viceintendente, Juan Pablo Luque, a quien le entregaron un petitorio, solicitando que el Estado intervenga y que se impugne el llamado a elecciones donde la lista opositora no fue admitida.
También atribuyeron a Santiago actos de sabotaje para afectar los servicios de agua y cloacas. Luque se comprometió a indagar sobre lo que había ocurrido.
Hay que recordar que el polémico dirigente gremial hace más de 30 años conduce los destinos del sindicato y además es investigado por la Justicia junto a Claudia Vial y José Luis Ogas por el bloqueo al acueducto en noviembre de 2014, cuando se dejó sin agua durante cinco días a Comodoro Rivadavia, Caleta Olivia y Rada Tilly.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico