Holdouts: el Gobierno busca evitar que caiga la sesión de mañana en Diputados

Además, hoy el oficialismo espera tener listo el dictamen del procurador del Tesoro, Carlos Balbín, que respalda el proyecto con el argumento de que existe bajo riesgo de litigiosidad, según señalaron fuentes parlamentarias a la agencia estatal de noticias.

Luego del fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York y del pedido opositor para que se postergue la sesión de mañana en la Cámara de Diputados, en la que está previsto darle media sanción al acuerdo con los fondos buitre, desde Cambiemos darán hoy precisiones sobre el impacto de ese fallo, para evitar demoras en la aprobación de la ley.
Según indicó la agencia Télam, fuentes parlamenterias del oficialismo confirmaron que funcionarios del Ministerio de Hacienda se reunirán con los presidentes de los diferentes bloques en el despacho del presidente del cuerpo, Emilio Monzó, para dar detalles de lo que el oficialismo confía en que será una decisión "intrascendente" de la cámara neoyorquina, que no tendrá efectos sobre el arreglo con los holdouts.
El secretario de Hacienda, Luis Caputo, en declaraciones a la prensa, dijo que el pedido de "stay" avalado por el tribunal de segunda instancia se hizo en conjunto con los holdouts, "porque no altera el proceso en curso" y subrayó que "el gobierno no saldrá a buscar fondos antes de que la Cámara se expida".
Además, hoy el gobierno espera tener listo el dictamen del procurador del Tesoro, Carlos Balbín, que respalda el proyecto con el argumento de que existe bajo el riesgo de litigiosidad, según señalaron fuentes parlamentarias a la agencia estatal de noticias.
Para el oficialismo es clave contar con el apoyo de los dos bloques que plantean reparos, ya que el Frente Renovador aportaría 37 votos y el bloque Justicialista 17, indispensables no solo para reunir el quórum sino para aprobar el proyecto (Cambiemos suma 89 representantes y necesita 129 diputados para habilitar el inicio de la discusión en el recinto).
La sanción del proyecto de normalización de la deuda es clave para el gobierno para cerrar el capítulo con los bonistas que quedaron fueran del canje y así salir del default y permitir que la Argentina pueda volver a los mercados de capitales a fin de conseguir créditos a tasas más accesible.
Esta iniciativa, que aspira a aprobar el oficialismo en la sesión convocada para el mediodía del martes, contempla la derogación de las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, y la autorización de la emisión de títulos para cancelar el pago a los fondos buitre que el Gobierno estimó en 11.684 millones de dólares.
El oficialismo había alcanzado la semana pasada un acuerdo con el Frente Renovador y el bloque del justicialismo donde había aceptado incorporar reformas como limitar el endeudamiento para que solo se pueda utilizar para el pago de esta deuda, y donde se fijaron los parámetros que se usarán para aquellos bonistas que queden fuera de esta negociación.
Por eso es clave que hoy se puedan despejar dudas sobre el impacto del fallo de la Cámara de Apelaciones de Estados Unidos no solo de partes de estas dos bancadas y sino también de otras que acompañan con disidencias el dictamen como el bloque Social Cristiano-que responde al ex massista Darío Guistozzi- y Compromiso Federal, y el Frente Cívico de Santiago del Estero que si bien no tiene miembros en esas comisiones comprometieron su respaldo.
De hecho, la oposición más dura será representada por la mayoría del Frente para la Victoria, que tendrá como su principal exponente al ex ministro de Economía Axel Kicillof, quien será la principal espada para defender el dictamen de minoría en rechazo a este proyecto.

LOS CAMBIOS

De todos modos, el Gobierno consiguió el aval de la mayoría de los gobernadores, muchos de los cuales se comprometieron a que sus legisladores colaboren con el quórum y voten a favor del proyecto, debido a que estos mandatarios también esperan beneficiarse con la posibilidad de acceder a créditos con tasas más baratas.
Uno de los cambios que aún no fue aceptado de manera oficial por Cambiemos fue el pedido de establecer un monto de 12.000 millones de dólares para la emisión de nueva deuda, como propone el bloque Justicialista. No obstante, algunas fuentes parlamentarias creen que esta reforma se podría incluir en la discusión en particular.
Para el oficialismo el endeudamiento quedó acotado con los cambios introducidos en el dictamen de mayoría cuando se estableció que solo estos titulares se pueden utilizar para pagar a los bonistas, y que el excedente se incorpore al monto de 37000 millones de dólares autorizado en el Presupuesto para este año.
Otro de los cambios incorporados al despacho de las comisiones de Presupuesto y de Finanzas, pero esta vez a propuesta del radicalismo, fue acotar las comisiones de los bancos que participen en la operatoria de la emisión de títulos al 0,2 por ciento.
También se reformaron los plazos para que el gobierno informe al Congreso dado que en el proyecto original estaba establecido que era semestralmente y ahora se fijó a propuesta del Frente Renovador que se deberá hacer cada tres meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico