Horacio Atay lleva diez días prófugo

Horacio Fabián Atay cumplió diez días prófugo y se desconoce si todavía permanece en Comodoro Rivadavia. "¡Este asesino sigue en libertad! ¿Dónde está la justicia?", cuestionaba ayer por las redes sociales Mariela Farías, hermana de Vanesa, la mujer que murió a raíz del ataque con un arma blanca.

"¡Este asesino sigue en libertad! ¿Dónde está la justicia?", se preguntaba ayer a través de Facebook, Mariela Farías. Se trata de la hermana de la mujer que fue atacada por su ex pareja Horacio Atay (42), quien en la noche del miércoles 23 de marzo la abordó en Saavedra y Maipú, asestándole profundos cortes con un arma blanca. A raíz de las lesiones en órganos vitales, Vanesa Farías (38) falleció el viernes 25 en el Hospital Regional.
La Policía de Chubut, a través de la Brigada de Investigaciones -en una causa a cargo de la fiscal Mónica García-, tiene la misión de capturar a Atay, quien después de la agresión no volvió a ser visto y según se cree habría escapado de Comodoro Rivadavia la misma noche del ataque a bordo de su Renault Sandero Stepway.
El único dato que direccionó la búsqueda en los albores de la investigación y que llegó a los oídos de los investigadores daba cuenta de que Atay se había ido rumbo a Santa Cruz donde tiene familiares y que lo habría hecho con la ayuda de un amigo. De ello, fue alertada la Policía de Las Heras, como así también la de Caleta Olivia.
Se hicieron vigilancias pero hasta el momento no ha habido mayores novedades. Incluso se supo que pudo haber cambiado de vehículo. Y ante la posibilidad de pasar rápidamente la frontera hacia Chile, el pedido de captura también se hizo extensivo a nivel internacional.
La pena que le espera en caso de ser formalizado y hallado culpable es la prisión perpetua, ya sea bajo la carátula de femicidio o por la figura penal de homicidio agravado por el vínculo.
Vanesa tenía tres hijos con Atay y ya antes de su separación había realizado varias denuncias contra su ex pareja por violencia de género. Según fuentes consultadas por El Patagónico, las primeras denuncias en la Comisaría de la Mujer datan de 2010. El año pasado, incluso, el hombre tenía vigente una exclusión del hogar que ya había vencido cuando ocurrió el ataque.

El ataque
El miércoles 23 de marzo a las 23:30 Vanesa había salido a comprar con su nueva pareja cuando Atay los interceptó. Fue a dos cuadras de la casa de los padres de la mujer, ubicada en Saavedra y Maipú.
De acuerdo a la investigación fiscal, Atay le provocó a Vanesa diez cortes con un elemento que se presume que puede ser un cúter o un cuchillo de hoja muy filosa.
La mujer atinó a defenderse instintivamente ya que tenía heridas en los brazos e incluso un corte a la altura de la nuca cuando quiso escapar del ataque. Fue auxiliada por su pareja y trasladada hasta la casa de sus padres, donde esperaron la ambulancia.
Ese mismo día del ataque, Atay había visto a sus hijos ya que Vanesa cumplía con lo dispuesto por la Justicia que le había otorgado ese derecho a su ex pareja. Luego de haber estado con ellos, alrededor de las 18 los llevó de vuelta a la vivienda de la calle Saavedra, donde Vanesa había vuelto a vivir con sus padres después de haberse separado.
Para la familia de la víctima hay una premeditación en los movimientos de Atay, ya que esperó el momento oportuno para atacarla. Hay que recordar que acechaba a Farías fingiendo ser policía, con tricota y una réplica de arma de fuego, según los testimonios.
Medio millar de personas marchó a mediados de la última semana por las calles céntricas de Comodoro pidiendo justicia para Vanesa y para reclamar también la aplicación de una ley de emergencia que permita abordar con el presupuesto acorde la violencia de género y el resguardo de las víctimas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico