Hoy comienza el juicio oral y público por el triple homicidio de Sarmiento

Marisa Santos y sus hijos Lucas y Victoria fueron asesinados el 24 de noviembre de 2014 en su casa mientras dormían. Claudio Lamonega, pareja de la mujer, es el único imputado que tiene la causa tras una compleja investigación. El debate se extenderá durante once días y se presentarán casi cien testigos.

Hoy a las 8:30, Claudio Norberto Lamonega (50), pareja y ex concubino de Marisa Santos (48) quien el 24 de noviembre fue asesinada junto a sus hijos Lucas Ramis (15) y Victoria Ramis (17), se sentará en el banquillo de los acusados de la Oficina Judicial de Sarmiento, para ser juzgado por triple homicidio.
El sospechoso estará acompañado por los abogados de la defensa pública, Miguel Moyano y Gustavo Oyarzún, quienes ejercerán su defensa técnica después que en las últimas semanas renunciara el abogado particular del imputado, Guillermo Iglesias.
El debate será presidido por los jueces Roberto Casal, Daniel Camilo Pérez (ambos de Sarmiento) y Francisco Marcelo Orlando (Puerto Madryn), y se extenderá por once días, con la participación de cerca de 100 testigos y la presentación de 84 medios de prueba documentales y periciales.
El Ministerio Público estará representado por la jefa de fiscales, Andrea Vázquez, quien encabezó la investigación del caso desde el día en que se encontraron los cuerpos, después de que Lamonega denunciara estar preocupado por la ausencia de la familia tras un supuesto viaje a Comodoro Rivadavia.
Vázquez pretende que el imputado sea condenado a cadena perpetua por los cargos que se le imputan: autor penalmente responsable de los delitos de homicidio agravado por alevosía, tres hechos en concurso real. Con relación a la víctima Marisa Ester Santos, agravado también por el vínculo y por haber sido cometido por un hombre hacia una mujer, habiendo violencia de género. Todos agravados por el uso de armas de fuego y en concurso real con hurto calificado en calidad de autor.
Su argumento se basa principalmente en la declaración de Lamonega que aceptó que la madrugada previa durmió en el domicilio de las víctimas hasta la mañana, y luego salió con la camioneta de Marisa, con la cual fue visto recorriendo diferentes calles hasta abandonarla en el sitio donde luego fue encontrada.
También se basa en la vaina hallada en el basural, que es del mismo calibre con que se ejecutó a las víctimas; el hallazgo del teléfono celular de Santos y un silenciador en la zona de los canales de riego donde fue visto el imputado; y las pericias que permiten saber cómo se produjeron las muertes a pocos metros de distancia sin signos de defensa, además de otras pruebas.
Así, a ocho días de que se cumpla un año de los crímenes, empezará el juicio más importante de la historia de esta pequeña localidad de más de 10.000 habitantes, que vio sacudida su tranquilidad con este macabro crimen ejecutado a sangre fría y de manera calculada, con silenciosos disparos que se quedaron con la vida de sus víctimas, en las mismas camas donde dormían.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico