Hoy declaró Kesen y lanzó una dura acusación contra Gayá

Esta mañana, continuó el juicio contra Sergio Solís y Nadia Kesen, acusados del crimen de Domingo Expósito Moreno. Kesen indicó que nunca le negó a la víctima el derecho de ver a su hija, y que el problema era que la menor mantuviera relación con Carolina Gayá.

Este viernes se llevó a cabo la quinta jornada del juicio oral y público contra Sergio Solís y Nadia Kesen, acusados como autor material e instigadora del homicidio de Domingo Expósito Moreno.

Esta mañana, continuaron declararon testigos ante el tribunal que preside el juez penal Mariano Nicosia y que se completa con Jorge Odorisio y Daniela Arcuri, destacándose el de la imputada Nadia Kesen y del responsable de Criminalística.

La imputada dijo que tenía una relación normal con Expósito Moreno hasta que por celos se empezó a desgastar. Luego, afirmó que "se tornó violenta" y aseguró que él la amenazaba con que le iba a sacar a la nena, incluso, realizó una denuncia por malos tratos en España por esto. Fue allí que unos amigos le pagaron el pasaje para volverse a la Argentina con la nena. Según el relato de Kesen, ella le comunicó inmediatamente su decisión al padre de su hija.

"Nunca le negué el contacto con la nena", afirmó Kesen quien además hizo referencia a un presunto abuso que le habría referido su hija por parte de Carolina Gayá. En este marco indicó que Expósito Moreno habría decidido cortar la relación con Carolina. "La negativa no era con él, sino con Carolina", aseguró la imputada.

"El día que pasó lo de Domingo yo estaba en mi casa", recordó afirmando enfáticamente que "yo iba a hacer ese viaje" por el viaje de los tres a España para resolver los problemas de tenencia.

Luego de esta jornada, Carolina Gayá,atendió a radio Del Mar y relató: "fue una audiencia bastante importante y fuerte. Estuvo la médica forense que hizo un relato de la autopsia, y en ese momento los padres de ´Domi´ se descompusieron por las imágenes. Fue muy duro todo", explicó.

"Dijo cosas terribles de mí, ensució mi nombre desde la primera hasta la última letra porque dijo que yo maltrataba a la hija. Yo trabajo en la misma profesión de ella y todos los que me conocen saben que soy incapaz de dañar a una criatura. La nena con nosotros era una nena feliz, nunca quise ocupar el rol de madre", explicó.

Por otra parte, otro de los testimonios destacados de hoy fue el de Cristian Cayún, responsable del Área de Criminalística, quien se refirió a su rol en la coordinación en el levantamiento de evidencia del lugar del hecho, un examen lesionológico al cadáver de la víctima en la morgue, una inspección al vehículo secuestrado en la causa y una pericia balística.

Con respecto a la pericia balística se estableció que el calibre tanto de los proyectiles extraídos al cuerpo, como de los secuestrados en la escena del crimen eran 44 magnum. "En la explicación de la médica quedó en evidencia que el arma que se utilizó es poco común. El oficial Cayún dijo que nunca había peritado un arma como ésta, ya que proyectiles eran de un peso importante y se sabe que con esa magnitud es probable que dejes muy grave a la víctima. Eso nos indicó que estamos ante un homicidio con alevosía", comentó Gayá.

Para la jornada del lunes que viene se espera el relato de siete nuevos testigos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico