Hoy la policía relevará a habitantes de campos cercanos a donde se encontró el cadáver calcinado

Personal policial de la Comisaría de Kilómetro 8, junto a la Brigada de Investigaciones, trata de establecer la identidad del hombre encontrado el viernes en las playas de Bahía Solano. Hoy se buscará relevar a los habitantes de los campos de la zona y consultar por algún peón desaparecido.

La víctima medía 1,85 de estatura, tenía contextura delgada, cabello castaño tipo melena, era flaco y que vestía una bombacha de campo color beige talle 42 y zapatos de trabajo con punta de acero. Esa son las características del hombre, cuyo cadáver quemado fue encontrado el viernes a la tarde por un pescador en las playas cercanas a Rocas Coloradas.
Según las primeras pericias de la policía habría sido asesinado en otro lugar y tras ser arrojado en ese sector, le prendieron fuego con combustible en la zona donde fue hallado.
La policía logró establecer que tenía colocadas dos camperas, una gris con blanco, y otra azul con naranja.
El jefe de la Comisaría de Kilómetro 8, comisario Javier Loyola adelantó a El Patagónico que hoy se realizará un relevamiento en los campos de la zona de Bahía Solano, y también se continuará con las entrevistas a habitantes de Caleta Córdova para tratar de establecer su identidad.
La policía busca indicios de algún desaparecido en la zona o de alguien que haya visto a alguna persona en las últimas horas vestido de esa manera.
El caso fue designado a la fiscal Mónica García. Los resultados de la autopsia determinaron que la persona presentaba varios golpes en el cráneo. Sin embargo, no se pudo establecer su identidad, a pesar de que se le extrajeron tejidos de las manos para un estudio dactiloscópico que arrojó resultados negativos al contrastarlo con el sistema de identificación AFIS. Ahora se aguarda el estudio que realizará una forense odontóloga sobre su identidad.
Según el estado del cuerpo, habría sido arrojado a la playa y luego prendido fuego pasadas la 6 del viernes, cuando la marea comenzaba a descender. De modo contrario, el cadáver habría sido arrastrado por la fuerte marejada de los últimos días y no tendría las bolsas que lo envolvían, presumen los investigadores.
En el lugar se incautaron bolsas de consorcio con restos de residuos domiciliarios como cáscaras de tomate y papa, y un envase de tomate para salsa. También se secuestró un trapo de piso con presuntas manchas de sangre. Este habría sido utilizado para limpiar el lugar donde la víctima fue asesinada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico