Hoy se conocerá el veredicto en el juicio contra el sommelier

La fiscal de juicio Diana Goral pidió que el imputado sea condenado a prisión perpetua al considerar que el 26 de diciembre de 2013 estranguló a Estela Garcilazo durante una discusión originada por la necesidad que tenía Luciano Sosto de conseguir dinero para comprar drogas o financiar los "taxi boys" que solía contactar.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 de Capital Federal dará a conocer hoy su veredicto en el juicio al sommelier Luciano Sosto, quien está acusado de haber asesinado a su madre Estela Garcilazo, en 2013, en un departamento del barrio porteño de Palermo.
La audiencia comenzará a las 10, en la sala de juicios ubicada junto al ascensor número de 10 del sexto piso del Palacio de Tribunales de Talcahuano 550.
Primero, "Lucky" Sosto (37) podrá pronunciar sus últimas palabras ante los jueces Alejandro Sañudo, Ricardo Basílico y Fernando Larrain, quienes luego pasarán a un cuarto intermedio hasta la tarde, cuando darán a conocer el veredicto y, en caso de ser condenatorio, la sentencia.
En su alegato del 11 de diciembre último, la fiscal de juicio Diana Goral pidió que el sommelier sea condenado a prisión perpetua al considerar que el 26 de diciembre de 2013 estranguló a Garcilazo (69) durante una discusión originada por la necesidad que tenía Sosto de conseguir dinero para comprar drogas o financiar los "taxi boys" que solía contactar.
Goral dio por acreditado que aquel día, el sommelier que vivía en el 5º B del edificio de Seguí 4444, bajó al departamento 4º B donde residía su madre, discutió con ella y la mató.
"Luciano Sosto necesitaba tener más droga. Quizás ese día Estela Garcilazo no pudo o no quiso cumplir esta demanda", señaló la fiscal, para luego afirmar: "llegó un momento en el que la señora Garcilazo dijo que no, y como sabemos que Luciano no acepta negativas, esto pudo ser el desencadenante del hecho."
La fiscal le atribuyó a Sosto la autoría del "homicidio agravado por el vínculo" de su madre pero finalmente desistió de acusarlo por el delito de "abuso sexual agravado", por el que el imputado también había llegado a juicio.
Es que los estudios complementarios a la autopsia determinaron que en la vagina de Garcilazo había "fosfatasa ácida prostática", una proteína del semen, pero las muestras no alcanzaron para obtener el ADN de su aportante.
Los forenses no detectaron lesiones genitales ni paragenitales y algunos peritos declararon que la presencia de esa proteína no equivalía a sostener que había un ataque sexual, por lo que al no haber una evidencia concreta que vinculara ese semen con Sosto, la fiscal optó por no acusarlo por ese delito.
En cambio, la defensa, encabezada por los abogados Guillermo Schmidt y Juan José Avila, rechazó en su alegato la acusación y pidió la absolución del sommelier al sostener que el crimen se trató de un claro caso de "abuso sexual seguido de muerte" del que el hijo homosexual de la víctima jamás pudo ser autor.
También criticaron la investigación y en especial el trabajo de los peritos que a su criterio no encontraron ninguna evidencia concreta -ni huellas, ni rastros, ni ADN- del autor real del crimen que, a su vez, hubieran desvinculado a "Lucky".
Sosto declaró dos veces en el juicio, en las que dijo ser inocente y que la acusación "era un absurdo", que tenía una excelente relación con su madre y que si cometió algunas "torpezas" fue porque al encontrar a su madre muerta se puso muy nervioso y todavía estaba drogado.
La clave de la acusación es la data de muerte que determinó que Garcilazo, una psicóloga que vivía sola en su departamento porque estaba separada de su marido y padecía un cuadro de depresión y algunos problemas de salud, fue asesinada entre las 7:30 y las 11:30 de aquel 26 de diciembre.
Para la fiscal, el día anterior al crimen, Sosto tuvo un "día de sexo, drogas y alcohol" con uno de sus ocasionales "amigos de emociones sexuales" y la madrugada del 26 inició lo que denominó "la convocatoria sexual" para tener relaciones con algún "taxi boy".
Del análisis de las comunicaciones surgió que a las 9:41, Sosto llamó a la casa de su madre y la conversación se extendió por sólo dos segundos y que a las 10:50 hubo una nueva llamada de seis segundos.
Para los investigadores, ése pudo ser el momento en el que el sommelier le avisó a su madre que bajaba y se produjo el homicidio. Además, durante el juicio quedó claro que Garcilazo no recibía visitas y que su hijo tenía llaves del departamento de la víctima y la visitaba con frecuencia.
"Necesitaba dinero porque cambiaba droga por sexo", dijo la fiscal Goral en su alegato, en el que también mencionó que Sosto tenía que pagar una "deuda" que mantenía con su "dealer".
La representante del Ministerio Público dejó en claro que las dos llamadas que el acusado realizó al servicio de emergencias médicas del Hospital Alemán, a las 15.07 y a las 15.31, y cuyas grabaciones se escucharon en el debate, fueron "una puesta en escena".
Mientras que en el departamento del sommelier los pesquisas secuestraron dinero que Garcilazo guardaba en su casa, aunque su hijo declaró que si se llevó el dinero y los documentos de su madre fue porque temía que se los robara la policía.
Sosto es licenciado en marketing pero triunfó y ganó premios internacionales como sommelier y fue dueño de dos restaurantes, "Lucky Luciano" en la zona del zoológico porteño de Palermo y "Los Loros" en San Telmo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico