Hoy se conocerá si habrá condenas contra los médicos por el caso Russo

Se llevaron a cabo los alegatos en el caso de Nicolás Russo, el bebé de 35 días que falleció en la guardia de La Española. La Fiscalía pidió que se declare culpable de homicidio culposo a los médicos Hugo Mantuano y Roxana Barrientos, solicitando para ambos la pena de 3 años de prisión y 8 de inhabilitación. La querella fue más allá y reclamó una pena de cumplimiento efectivo: 5 años y el doble de prohibición para ejercer la profesión. Hoy a las 11 resolverá el tribunal.

El juicio por la muerte del bebé Nicolás Russo tuvo ayer su jornada de alegatos, pero antes de ello hicieron uso de su derecho a declarar los dos imputados. El pediatra Hugo Mantuano dijo que creía haber cumplido de la mejor manera con su trabajo en el momento que le tocó actuar, mientras que la médica generalista Roxana Barrientos sostuvo que quedaron todos mal y desacreditados por los medios. Y afirmó sentirse discriminada por ser "médica, mujer y extranjera".
Los padres de Nicolás prefirieron no escuchar la versión de los acusados y salieron de la sala cuando estos prestaron declaración, para volver a ingresar al momento de los alegatos.
El primero en exponer fue el fiscal general Adrián Cabral, quien le aseguró al presidente del tribunal unipersonal, Alejandro Soñis, que a lo largo del debate oral y público se acreditó la materialidad y la autoría del hecho que tuvo como víctima a Nicolás Russo, de 35 días de vida.
El acusador sostuvo que la asistencia médica fue deficitaria y empeoró el estado del lactante, agregando que Mantuano se limitó a un examen superficial y les dijo a los padres que el bebé estaba bien y que podía tener cólicos.
IMPRUDENCIA
Tras referirse a la actuación de ambos médicos y resaltar que existió falta de atención y negligencia, el fiscal pidió que los dos acusados sean declarados coautores del delito de homicidio culposo por negligencia y tras enumerar los agravantes y atenuantes fijó su pretensión punitiva en 3 años de prisión y 8 de inhabilitación para ejercer la profesión.
Por su parte el representante de la querella, Eduardo de Villafañe, coincidió con el fiscal en cuanto los argumentos vertidos contra Mantuano y agregó que la doctora Barrientos fue negligente y no se interesó por el estado de salud del bebé, por lo que la imprudencia fue "inexcusable".
En su caso, para los dos médicos se apartó de la pena solicitada por el fiscal y solicitó que la misma fuera de 5 años de prisión y 10 de inhabilitación para ejercer la medicina, calificando el hecho como homicidio culposo.
Los padres de la víctima también se expresaron ayer luego del alegato de los acusadores y fue un pasaje con profundo contenido emotivo. “Nos destrozaron como familia, jamás pensamos estar en este lugar; siempre veíamos estos casos por televisión”, dijeron.
Por otro lado, el defensor Miguel Criado arrancó su alegato reconociendo que “la tragedia nos conmueve a todos” y continuó con una extensa exposición que superó las dos horas.
“No se demostraron los hechos endilgados”, sostuvo y resaltó que no se podía internar a Nicolás en Neonatología porque tenía más de 28 días y podía introducir gérmenes que pusieran en riesgo de vida a los demás bebés allí internados.
En conclusión, el defensor reclamó la absolución de sus asistidos y luego de que se expresaran las partes el juez anunció que hoy a las 11 dará a conocer su veredicto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico