Hoy se cumplen 20 años de historia de la Batucada Comodorense

Esta noche se quema el Rey Momo en el barrio Ceferino para festejar un nuevo aniversario. Con la ceremonia se pretende augurar un próximo feliz carnaval. Además, se refuerza el principal motor que fue y sigue siendo la "contención social". ¡Conocé la historia de "La Comodorense"!.

En el corazón del barrio Ceferino, en la calle Martín Fierro en plena década de los 90, nació la Batucada Comodorense , una murga tradicional patagónica, que además de reavivar el carnaval que había sido olvidado, llegó para convertirse en un proyecto de inclusión. "Fuimos y seremos las murgas: las vacaciones de los pobres", definió Lucio Coñocar uno de los creadores del grupo que surgió como un proyecto familiar.

Para celebrar su 20 aniversario, esta noche se quema el Rey Momo, habrá torta, asado y banderines para los cien chicos, mujeres y hombres que conforman el grupo de baile, más las familias que apoyan en cada evento con la confección de los trajes y la responsabilidad que implica todo el año cumplir con las clases de música y los horarios de cada ensayo.

Lucio relató a El Patagónico los inicios de la murga y al tiempo en que se expresaba tomaba conciencia de que ese grupo que surgió sin instrumentos, ni vestimenta adecuada, hoy se transformó en la primera murga del país en presentar un cuerpo de violinistas, "con chicos del barrio que no tienen que pagar para aprender a leer música ni tampoco para comprar un instrumento, lo ponemos a disposición nosotros al igual que el profesor", dijo.

Antes, allá por 1996 "no teníamos instrumentos propios eran todos prestados por Huracán, Newbery y algunos gremios, no teníamos ropa, nos organizábamos, íbamos todos de camisa blanca y pantalón blanco, hicimos solo unos chalequitos rojos y para el otro carnaval todos de negro con el mismo chaleco", recordó entre risas el referente de la murga. Y no pudo evitar dejar de lado la anécdota cuando ganaron un premio por su primera presentación y recibieron una orden de compra en una farmacia: "estábamos contentos igual, aún la guardo", pasó un tiempo más para adquirir el primer redoblante ganado a cambio de una presentación.

La historia mantuvo al grupo dentro del barrio, pero reconoció Lucio que este aniversario y los últimos años, no sólo La Comodorense sino también las otras 20 murgas de la ciudad "tienen ganado un espacio en la calle San Martín. Y con este reconocimiento, más algo de efectivo que se otorga para poder invertir en las necesidades del grupo, se refuerza la real tarea de la Batucada".

"Siempre lo dijimos y actuamos en consecuencia, somos un movimiento de contención y creemos que la base de esa contención es la responsabilidad, por eso ponemos horarios y predicamos para que los chicos entiendan que hay que respetar normas, reglas y leyes". Dentro del grupo hay chicos de todas las edades y todos sin distinción deben respetar una principal regla de convivencia: "se debe respetar a raja tabla, el alcohol y los cigarros no están permitidos, en esos términos ni hablar de drogas".

En este punto, el grupo que se luce para toda la ciudad cada mes de febrero, trabaja todo el año en el barrio. "En el galpón que conseguimos tenemos talleres de música y con mucho esfuerzo conseguimos hacer nuestra propia plaza, un espacio que está lleno de chicos todo el día, y que está hace tres años intacta sin que se haya roto una sola hamaca", indicó Lucía para remarcar no solo el mantenimiento que se hace del lugar sino sobre todo el respeto que tiene el barrio por lo que se construye entre todos.

Este aniversario de la ciudad tiene historia y parte de esa historia fue construida por los mismos vecinos como en el caso de la murga. ¡Feliz cumpleaños para quienes forman parte o formaron parte del grupo y que la quema de "Beto Volador" vaticine un feliz carnaval para el próximo año!

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico