Hoy se realiza la experiencia piloto del centro comercial a cielo abierto en la San Martín

Se trata de una propuesta integral de la Cámara de Comercio, que no solo contempla la apertura de locales un domingo. Habrá tres escenarios montados con shows sincronizados, estatuas vivientes, payasos, stands gastronómicos y de artesanos e inflables para los más chicos de la familia. Cinco horas para vivir el centro de otra manera.

La idea de tener un centro comercial a cielo abierto en Comodoro Rivadavia, o convertir en peatonal la San Martín los fines de semana ha sido varias veces comentada en los últimos años, aunque nunca había superado la instancia de enunciación, basada en la necesidad de un proyecto de reformulación del casco céntrico, inversión en infraestructura mediante que ensanche de veredas, mejore luminarias y disponga mobiliario urbano, entre otros puntos.
Esta vez, la Cámara de Comercio que conduce Alexis Tögel cambió el orden de los factores para alterar definitivamente el producto, y se lanza hoy esta prueba piloto para concretar la propuesta de modo previo a tener la obra, y poder medir directamente desde la experiencia el nivel de adhesión de los comodorenses a esta nueva opción, de desarrollo permanente en muchas ciudades del país, incluso en los barrios porteños más emblemáticos.
Las actividades comenzarán a las 15 -con apertura de locales comerciales a las 16- y se desarrollará hasta las 20 sobre calle San Martín desde Carlos Pellegrini hasta Moreno, que funcionarán como peatonales. El circuito suma también los 100 metros de calle 9 de julio que van desde San Martín hasta la ex estación de ferrocarril.
En cada uno de los extremos de este circuito funcionarán tres escenarios para ofrecer shows artísticos como tango y folklore.
Cada presentación fue sincronizada, de modo que el visitante tenga oportunidad de ser espectador de todos los números y todos los escenarios a lo largo de la tarde.
Los locales comerciales además ofrecerán descuentos y promociones que serán anunciados con coreografías en las puertas de cada local, una acción publicitaria de uso frecuente en los shoppings porteños la noche previa a Navidad, en la que se trabaja con horario extendido. Mientras, las confiterías o comercios dedicados al rubro gastronómico que integran el circuito dispondrán mesas al aire libre, también una excepcional variante a la rigurosidad del clima de la región.
Los artesanos registrados también tendrán sus stands en la vía pública, un punto sobre el que Tögel subrayó que no se trata de revendedores o manteros sino de artesanos manufactureros de la ciudad, y también tendrán posibilidad de exhibirse algunos productores locales del rubro gastronómico.
Dado que más allá del consumo la idea es fomentar el hecho de que la familia recupere la calle y viva Comodoro desde el disfrute, a lo largo del recorrido habrá estatuas vivientes y payasos. La fundación Juntos por un Corazoncito Feliz también será parte con un stand propio, y además de recibir como donativo parte de la recaudación de la fecha, añade la oferta de castillos inflables para los más chicos. Este pasaje a la diversión se obtiene a mero canje de un producto no perecedero para contribuir al fin social de la fundación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico