"Hoy te convertiste en héroe"

El fatal accidente ocurrió el martes en la Ruta 22, zona afectada por los incendios forestales. Allí Ian logró rescatar a su hermana y a su papá, aunque su madre y abuela fallecieron. Un allegado le dedicó unas palabras que ya se replican en redes sociales.

Madre e hija murieron en un accidente ocurrido el martes 3 de enero en el kilómetro 808 de la ruta 22, en la localidad de Gaviotas (La Pampa), en una zona en la que continúan los incendios. A 50 kilómetros al este de La Adela.

Del fatal choque participaron tres vehículos, en el que iban las víctimas fatales no pudo ser reconocido (al menos no se difundió su marca y patente), mientras que los otros dos son un camión Scania y un Chevrolet Agile.

Ian viajaba en el auto donde fallecieron las dos mujeres, iban de regreso a la ciudad de R+ío Grande luego de Año Nuevo. Hoy comenzó a circular en redes sociales una carta que escribió Jorge Varillas, un allegado a la familia.

"HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE"

(Lo que voy a contar es algo que sucedió ayer 3 de Enero. Puede ser largo de leer, pero si lo hacen, les ruego que sea hasta el final. Es por respeto a la personita que nombro).

"Son las 2:49 del día 4. No puedo dormirme sin antes escribirte esto. Tal vez alguien un día te lo cuente. No importa yo te lo escribo porque lo siento así.

Ian ayer a esta hora estabas durmiendo. Era tu último sueño en Monte Hermoso. Al salir el sol debías, junto con tu hermana de 4 o 5 añitos (no me acuerdo bien), tu mamá Vanina, tu papá y tu abuela Betty, emprender el regreso a Río Grande.

Despertaste y comenzaste a transitar ese martes 3 de enero que cambiaría tu vida. Habían venido a pasar fin de año en lo de la abuela y Año nuevo en Monte.

Tal vez durante el viaje de regreso, irías pensando en lo cortita que fue esta visita al mar, o tal vez en qué harías al llegar a Río Grande. Irías a pescar con papá o tal vez salir con la hermana y la abuela. O tal vez ibas mirando asombrado como se quemaban los campos que pasaban al costado del auto y el humo que desprendían y que iban cubriendo la ruta 22.

Ese humo que junto con no se qué cosas, tal vez negligencia de los que tienen que cuidarnos, o de la estupidez humana que a veces ni los grandes, querido Ian, entendemos, o del camión que se cruzó en vuestras vidas, hizo que tu vida ya no sea la misma. Esa mole de hierro fue mucho para el auto de ustedes, los empujó, los golpeó, los hizo dar vueltas.

Creo imaginar que ni miedo sentiste. Fue todo tan rápido. Los gritos, esos ruidos feos, las vueltas que hacen que no sepas en dónde estás, los golpes y luego el silencio y la quietud y el aturdimiento, Tu aturdimiento de chico de 13 o 14 años que está viviendo una pesadilla, pero que es real.

Pudiste salir del auto. Golpeado en tus piernas brazos y cara, pero eso NO te detuvo: Volviste corriendo al auto que estaba en llamas, desabrochaste el cinturón de seguridad de tu hermanita y la sacaste de allí, luego volviste por papá. Lo desataste, pero es muy grande y no pudiste sacarlo. Entonces hiciste lo que hacen los inteligentes, corriste por ayuda. Seguro que corrías más rápido que en esa cancha de rugby de Tolwyn que me contaste, el día domingo 1 de Enero, que tanto te gustaba, porque está rodeada de montañas. Si me lo contaste mientras mamá hablaba con mi hija y sobrinas y tu papá charlaba con mi cuñado y tu hermanita hacía pompas de jabón.

Me lo contaste un ratito antes de darte un beso e irte con tu familia de la que no volví a saber nada más hasta ayer en que me informaron del accidente. Corriste por ayuda y los bomberos llegaron y sacaron a tu papá, porque VOS IAN, Si Vos lo habías desatado antes.

Mamá y la Abuela, ya se habían ido a un lugar que es mejor. Sabían que no podían hacer nada por ayudarlos, así que decidieron irse. Adónde? Preguntarás vos. Mirá unos lo llaman Cielo, otros El Paraíso, otros La Eternidad, pero todos, absolutamente todos dicen que es FABULOSO.

Te aseguro algo Ian, te están mirando, están abrazadas con lágrimas en los ojos pero de Felicidad. Tu Mamá fiel a su costumbre es un cohete, está saltando abrazada a la Abu, porque está orgullosa de vos. Salvaste a tu hermana y ayudaste a salvar a papá o sea hiciste lo que ellas hubieran querido que hicieras.

Y te están gritando. Si a vos Ian, a vos. No las escuchás? Entonces dejá que te diga qué gritan. Te gritan: "IAAAAN, HOY no vas a convertirte en héroe, porque IAN VOS YA SOS UN HEROE".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico