Hubo cuatro femicidios este año en la ciudad

Dos de los femicidios más aberrantes que padeció la ciudad quedarán sin condena porque sus victimarios decidieron quitarse la vida después de matar, el caso del prefecto Osvaldo Soria recientemente ocurrido tuvo el mismo fin que el de Horacio Atay.

Esta tarde a partir de las 18 horas los vecinos de Comodoro se congregaran en el centro de la ciudad, para exigir que mejoren los mecanismos de asistencia a las víctimas de violencia de género para evitar más muertes de mujeres y sus allegados en manos de violentos.

El primer femicidio del año que generó numerosas movilizaciones fue el de Vanesa Farias, ocurrido el 23 de marzo. La mujer de 38 años, madre de tres hijos fue atacada por su ex pareja Horacio Fabián Atay en plena vía pública mientras la mujer caminaba junto a su novio y a uno de sus hijos.

Vanesa, sufrió cortes profundos en distintas partes del cuerpo con un objeto punzocortante que le provocaron un daño irreversible y falleció dos días después. Atay, el victimario escapó y luego de tres meses fue encontrado muerto en un departamento que había alquilado en Bahía Blanca bajo el nombre falso de Fabián Cerón. Se suicidó y dejó un diario íntimo donde manifestaba que extrañaba a sus hijos.

Vanesa.jpg


El pasado 28 de agosto la víctima fue Valeria Nicole Palma, una joven de 20 años oriunda de Salta que había llegado a la ciudad con su pareja Mario Diaz con quien proyectaba formar una familia después de haber terminado sus estudios secundarios. Valeria fue asesinada a martillazos, cuchilladas y golpes con una plancha en manos del propio Díaz.

El hombre, enceguecido por su furia arremetió contra el dueño del inquilinato que intentó frenarlo e incluso contra los policías que llegaron minutos después. Dias más tarde, en el marco del control de detención, el imputado aseguró que no recordaba nada y que quería a Valeria. Ahora permanece detenido y medicado a la espera del avance de la investigación.

Valeria.jpg


El pasado lunes 12, el prefecto Osvaldo Soria a las 4 de la madrugada armado decidió poner fin a una historia de violencia hacia su ex mujer y la familia de ella que tenía larga data. Sigilosamente, entró por la ventana del comedor, se dirigió a la habitación de Gustavo Contreras, su ex cuñado y lo asesinó de dos disparos. Luego le pegó un culatazo en la cabeza a su ex pareja Fabiana –quien cuidaba de los hijos que tenían en común de 8 y 9 años- y siguió su recorrido por la casa para asesinar de dos tiros a su ex suegra Lidia Contreras, quien descansaba en su cama.

A sangre fría el prefecto que tenia conocimientos de manejo de armas, le asestó un tiro a quien fuera su hijastra , Yasmin. La bala ingresó en su cráneo, produciendo un daño irreversible y su muerte al día siguiente. Para Soria, el daño no fue suficiente siguió su camino de ingreso a la puerta de entrada de la vivienda e hirió de tres disparos a Lautaro (su hijastro), quien alcanzó a escapar de la vivienda. Anabella (su ex cuñada) también recibió un tiro, pero el asesino esta vez no tuvo puntería.

El prefecto consciente de que le quedaba la última bala en el cargador, decidió quitarse la vida convirtiéndose así en el segundo femicidio del año que quedará sin condena.


LA NIÑA VICTIMA DE FEMICIDIO

collageyasmin.jpg


Yasmín, es el nombre de la pequeña de 14 años que murió de un disparo en la cabeza producido por su padrastro, fue víctima directa del rencor que el prefecto tenía contra su ex esposa. La violencia la persigue desde la niñez en la que tuvo que presenciar como la cotidianidad de su familia se establecía bajo esos parámetros.

A Comodoro, su nombre le recuerda a otra Yasmin, la pequeña Chacoma del barrio 30 de Octubre casualmente un día como hoy aparecía muerta en un descampado con signos de violencia sexual en su cuerpo. Por su crimen fue condenado a prisión perpetua Miguel Pallalaf, fue constatado que él la secuestró con engaños y abusó de ella.

Pero Pallalaf no estaba solo, tuvo un cómplice y su patrón genético quedó en el cuerpo de la pequeña, por ella también hoy se repetirá en las calles de la ciudad: "Ni una menos, ni una más, cantemos todos emergencia nacional".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico