Hudson: desmienten "alerta amarilla"

La información que circula en redes sociales alertando sobre la inminente actividad del "Gigante Cordillerano" es falsa. Así lo advierten distintas dependencias gubernamentales del sur de Chile y solicitan que no se siga compartiendo la información, ya que "que causa una alarma innecesaria en la población".

En las últimas horas la información de declaración de alerta amarilla en el volcán Hudson se propagó con rapidez en redes sociales y alertó no solo al sur chileno, sino también a la provincia del Chubut que no olvida el año 1991 cuando los barbijos se agotaron en todas las farmacias de la ciudad y la ceniza se apoderó de las calles. Sin embargo, la información fue desmentida.

En las últimas horas de ayer, la Gobernación de la provincia de General Carrera y la intendencia de Aysén desmintieron enfáticamente la información publicada en varios portales y que se hizo "viral" en redes sociales.

El falso comunicado advertía que la Onemi decretó el Alerta Amarilla para las comunas de Aysén, Río Ibáñez y Chile Chico, en la Región de Aysén, debido a la actividad del volcán Hudson.

No obstante, el comunicado oficial aclara: "la gobernación provincial de General Carrera ante información aparecida en redes sociales y que dice relación con supuesta "Alerta Amarilla" ante actividad del volcán Hudson, aclara que esto carece de validez. Esta unidad del Ministerio de Seguridad Pública ha tomado contacto con los entes competentes en la materia y se descarta toda actividad del volcán en este momento".

Además, se segura que el sismo registrado en Puerto Cisnes no tiene relación alguna con la actividad del macizo cordillerano".

Por esta causa, se solicita a la comunidad "no compartir este tipo de publicaciones que sólo alertan de manera innecesaria a la comunidad".

Embed

CUANDO EL HUDSON HIZO TEMBLAR LA PATAGONIA

El volcán Hudson entró en erupción violentamente entre el 8 y el 15 de agosto de 1991 y permaneció en actividad hasta el 29 de diciembre del mismo año.


Su actividad fue acompañada por intensas tormentas eléctricas, lluvias torrenciales y un enorme volumen de material volcánico arrojado desde el interior de la tierra hacia la atmósfera.


La nube de cenizas que expulsó el volcán se elevó a 8.000 y más metros sobre el cráter, siendo coronada por una gran nube casquete-esférica con frecuentes y luminosas descargas eléctricas.


Este conjunto fue inmediatamente transportado por los vientos elevándose progresivamente hasta alcanzar más de 12.000 e ingresar a territorio argentino donde resultaron principalmente afectadas la localidad de Los Antiguos y las estancias de la zona central de Santa Cruz, muchas de las cuales debieron cerrar sus tranqueras por la pérdida total de su hacienda ovina bajo toneladas de ceniza.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico