Hugo Moyano, Caló y Barrionuevo se reunieron para reclamar por Ganancias

Antes de ingresar a la cumbre que reúne a dirigentes de las tres CGT, incluido el líder camionero, los sindicalistas aseguraron que "hay recesión, inflación descontrolada y se desconoce aún el rumbo económico del país".

Los dirigentes sindicales Luis Barrionuevo, Antonio Caló y Juan Carlos Schmidt coincidieron ayer en la necesidad de modificar la alícuotas de Ganancias "de forma urgente o de eliminar directamente el tributo cumpliendo el compromiso electoral asumido por el presidente".
Antes de ingresar a la cumbre que reúne a dirigentes de las tres CGT, incluido Hugo Moyano, los sindicalistas aseguraron que "hay recesión, inflación descontrolada y se desconoce aún el rumbo económico del país", en tanto Schmid aseveró que la Confederación del Transporte analizará la posibilidad de medidas de acción directa "si no se modifica en breve la actual situación de trabajadores y jubilados".
A su vez, el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, aseguró que la "unidad gremial hace mucha falta" y consideró que el revés parlamentario a la modificación oficial del impuesto a las Ganancias fue "la crónica de una muerte anunciada".
Palazzo aseguró que la iniciativa oficial para modificar el impuesto a las Ganancias que fue rechazada ayer en el Senado por la oposición fue "una crónica de una muerte anunciada, no había sector político que pueda sostener ese decreto cuando la supuesta mejora se diluye en cuanto se implemente la próxima paritaria e incorpora más trabajadores al tributo".
El titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, aclaró que la idea de unir a la CGT se "venía conversando hace bastante tiempo", pero resaltó que "la problemática de la recesión, la falta de consumo, los cierres de comercios por tarifas y alquileres" transformaron el encuentro en una urgencia. "Ya tenemos despidos y es una alerta -advirtió el gastronómico-. En mi gremio, al menos, el 20 por cientos de los establecimientos han cerrado".
A su lado, el titular de la UOM, Antonio Caló, coincidió con el número de 70 mil despidos denunciado por la CTA y aseguró que pueden ser "muchos más". "Sólo en la UOM tenemos 4 mil despidos y 3 mil suspensiones", subrayó. "La gente dejó de comprar y eso quita trabajo en las fábricas. Con los salarios de julio del año pasado, la gente ahorra para comprar lo necesario", advirtió.
Respecto de las paritarias, Caló aseguró que los despidos no serán una condición a la hora de negociar los salarios y adelantó que su gremio pedirá aumentos de entre el 30 y el 35 por ciento.
De cara a la negociación salarial, Barrionuevo advirtió que "el salario no es inflación. En noviembre, diciembre, enero y febrero hubo inflación, aumento de tarifas y no hubo paritarias, así que no digan que la inflación es por los sueldos". Y sentenció: "Cuando tengamos que salir a la calle, vamos a salir".
El titular de gastronómicos se mostró satisfecho con el dictamen de mayoría que rechazó el decreto del presidente Mauricio Macri para modificar el Impuesto a las Ganancias y reclamó una nueva ley. "A lo mejor marchemos al Congreso cuando se trate el impuesto", adelantó y volvió a criticar al gobierno: "No sé si el Gobierno se enteró que las cosas no están bien".
El titular de Uatre, Gerónimo Venegas, adelantó que "si siguen habiendo despidos, lo trataremos en la CGT y se lo volveremos a plantear al presidente (Mauricio Macri) como lo hicimos en la primera reunión".
Al ingresar a la cumbre sindical con otros principales gremialistas, el secretario general de los peones rurales consideró que "las economías regionales estaban paradas y recién ahora se están reactivando porque también necesitaban de un país en el que se pueda confiar y estamos en ese camino".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico