Hugo y Gastón Barrientos, una relación padre-hijo con la pelota

Medidos en el hablar. Concisos y convencidos en cada declaración. Así recibieron los Barrientos a El Patagónico en el barrio Ceferino, donde hablaron de su relación, de fútbol, de sueños y de roles dentro y fuera del campo de juego.

Hoy se celebra el Día del Padre, en muchos hogares habrá festejo desmedido. Y en las redes sociales muchos retratarán el momento con fotos de sus descendencias. También habrá grandes discursos sobre la paternidad, mientras que al primer relincho de los pequeños le darán el tan mentado "chirlo a tiempo", dejando en evidencia que la estupidez humana no tiene límites.
En la casa de los Barrientos, en pleno barrio Ceferino Namuncurá, y previo a este día. Hugo y Gastón recibieron a El Patagónico, para hablar de la relación padre e hijo (que también incluye a Lourdes y Antonella). De compañeros de equipos en Newbery. Del rol técnico-jugador. De los sueños que cada uno persigue. Y de la importancia de ser sostén de los hijos.
"Presencia", eso es lo que define a Hugo como padre, quien tal vez no tenga la verborragia necesaria para 'tirarse flores'. Pero tiene la presencia necesaria que su hijo ratifica a lo largo de la entrevista.

¿Por qué seguir los pasos de tu viejo y no dedicarte a otra cosa?
- Gastón: "desde que tengo uso de la razón veía a mi papá y a mis tíos jugar a la pelota por la televisión y desde chico me fueron inculcando mi amor por la pelota. No muchos tampoco tienen la posibilidad de que sus papás futbolistas lo lleven a ver lo que es el mundo fútbol, y mi viejo me llevaba a todos lados. Ya sea en los vestuarios y las concentraciones. Y me di cuenta que era lo que yo quería vivir", sostiene el joven de 17 años que empezó en Newbery en 'escuelita', siguió en Octava y Novena división, fue a la CAI y volvió al "lobo".

Cómo papá uno acompaña el sueño de sus hijos, donde en general todos quieren ser grandes futbolistas. Hugo ¿en qué momento te diste cuenta que el sueño de Gastón iba en serio?
- Hugo: "Yo creo que un gran deber que tenemos los padres es apoyar a nuestros hijos. Eso es fundamental. Si bien se inició como hobby (porque lo lleva en la sangre) creo que se le inculcó eso, el amor al fútbol. Sin pedirle nada a cambio, solo que disfrute hasta el día de hoy. Luego el tiempo dirá si trascenderá como futbolista. Pero va por buen camino. Nosotros estamos contentos y orgullosos de él y el momento que está pasando, que se lo merece porque va por buen camino. Y creo que tiene que disfrutarlo, eso es lo básico".
En el círculo de los Barrientos (que además de Hugo, 'Pitu' y Leo incluye al abuelo y tíos) saben que para la edad que tiene Gastón ya vivió cosas importantes. Como debutar con 15 años en el club del cual son fanáticos en toda la familia. Haber ganado con esa edad la liga local. Con 16 ganar el torneo provincial. Y con 17 coronar un ascenso que es el máximo logro conseguido de la institución en más de 90 años de vida.

Hugo: "Con tan poca edad ganó cosas muy importantes con el club del cual somos hinchas toda la familia. Y si no me equivoco es uno de los jugadores más jóvenes (o el más joven) en la historia del club en ganar tantas cosas".
A la hora de determinar cuál de los dos Barrientos (padre o hijo) tiene mejor performance en el campo de juego. Hugo no hace la respuesta fácil de caer en la obsecuencia, o en vanagloriarse de los logros deportivos de su hijo. La mesura es una de las características del retirado jugador.

- Hugo: "él está muy bien, va muy bien por la edad que tiene. Obviamente falta seguir recogiendo experiencias (es joven) y confiamos en que puede llegar. Por eso es el pedido de la CAI para que Gastón se sume. Y sobre todo como papá guiarlo y apoyarlo en esta nueva etapa en la CAI, considero que con 'Mumo' (Sixto) Peralta le va a dar muchas cosas y llevar al equipo donde se merece estar, porque si bien es un club respetado a nivel nacional obviamente perdió un prestigio importante en los últimos años, pero va a volver a recuperar su identidad. Con una camada de chicos nuevos donde creo que en un par de años va a estar jugando en el fútbol grande de Argentina".

CUESTION DE POSICIONES

Al igual que su padre Hugo (que a su edad jugaba el Argentino A con la camiseta "azzurra"), el más joven de los Barrientos va buscando su lugar en la cancha.

- Gastón: "A mí me gusta jugar mucho en la zona de lo que sería un central. Ya sea por derecha o por izquierda. También lo puedo hacer de 4. Una posición que me siento muy cómodo es de 5, pero por derecha creo tengo mayor desempeño. Sé que de 5 ocupo el mismo espacio que mi viejo, de ser recuperador y que mantengo una base de defensor".

Hugo, muchos afirman que en la vida de cada ser humano es importante el apoyo de la familia. Más allá de si luego se consiguen los objetivos propuestos o no. ¿Vos que pensás de esto?
"Es fundamental, creo que es un pilar importante. Un sostén a la hora de pasar momentos, sean malos o buenos. No solamente para el fútbol o el deporte. Sino para cualquier persona común que empieza a crecer y tiene sueños. El apoyo es fundamental y tendría que ser lo más normal en todas las familias. En mi caso, yo le dije a Gastón que el fútbol tiene su lado bueno y sus cosas oscuras. Y él es libre de elegir, porque tiene el poder de decisión (las crianzas son diferentes). Pero te repito: estoy orgulloso de cómo es él, de cómo le va en el colegio. Y él tiene hoy la 'puerta' que tiene porque ha vivido de muy chico en distintos lugares y creo que eso te 'abre la cabeza'. Y hemos tenido charlas acerca de las cosas no tan gratas del fútbol. Pero acá estamos apoyando y respetando el poder de elección".

- Gastón: "en mi caso yo me siento acompañado y mi objetivo es terminar de la mejor manera en el colegio y en la CAI en lo que resta del año. Tratar de tener un buen desempeño para tratar de llamar la atención de algún club de afuera y que se me abran puertas".

NO PERDER LOS ORIGENES

Pablo Barrientos puede jugar en la Liga Italiana, en San Lorenzo o cualquier otro club. Y cuando tiene la oportunidad se lo puede observar como cualquier hijo de vecino en la platea del "Lobo" mirando al club de sus amores. Leonardo es un habitué de la cancha y hasta Hugo es un hincha más con su cara contra el alambrado mientras sufre o goza mirando el desempeño de su equipo.
Sencillez, humildad, origen y barrio ¿cómo se hace para no perderse en el éxito y creerse algo que en definitiva uno no es?

- Gastón: "Creo que lo que uno no tiene que perder son los valores. Tener siempre presente a la gente que estuvo con uno en los buenos y en los malos momentos. Tratar de estar siempre con buena predisposición tanto para quien te viene a preguntar algo o te hace una crítica constructiva. Más que nada eso".

- Hugo: "Somos así, esos valores los tenemos muy claros. En especial no perder la humildad. Porque si bien no somos los únicos que trascendimos en el fútbol grande, nosotros no nos olvidamos de dónde salimos (hay gente que si lo hacen y otros no). Y si bien nunca nos faltó un plato de comida, no tuvimos todas las comodidades que otros chicos a la edad nuestra. Pero no por eso dejamos de pelear, de soñar y siempre en los buenos momentos no nos olvidamos de la gente, de aquellos que laburan. Y ello merece respeto, porque hay que respetar al prójimo. Sabiendo que hay personas que a uno lo quieren y otras que no, que son los parámetros normales. Yo a la edad de 'Gasti' me encontraba jugando Argentino A, terminando de estudiar y con el convencimiento de que podría trascender en esto porque me iba muy bien".

- Gastón: "Yo desde que empecé a jugar en la Primera de Newbery me di cuenta que tenía mucho para dar en este deporte. Y que tengo para dar mucho más, ese es mi anhelo en la actualidad".

CONVICCION

Convencimiento, eso llevó (y lleva) a los hermanos Barrientos y a Gastón a saber que iban a jugar a la pelota. Que iban a llegar a terminar el colegio y trascender (en el caso del padre y los tíos).

- Hugo: "la garra, el amor propio y la buena gente que conocí en la CAI y que me terminaron de formar como persona, e hicieron que uno vaya tras los sueños. Creo que son fundamentales las vivencias que uno tiene desde muy chico. En mi caso viajar por toda la Argentina. Creo que es el plus que toda persona necesita. Porque también están los que se quedan en el camino porque eran 'flojos' de cabeza, a pesar de que la rompían en el campo de juego".
En ese sentido, Hugo junto a sus hermanos están convencidos que el deporte es una herramienta para que los chicos puedan trascender. De allí también se entiende por qué colaboran con distintas entidades cercanas a sus afectos.

- Hugo "así como entre los tres (por sus hermanos) apoyamos a Gastón, tratamos de hacerlo con otros chicos. A los clubes de barrio de la gente amiga. Inculcar que el deporte ayuda muchísimo en varios aspectos. Buenísimo si llegas y triunfas. Y sino desde la enseñanza, tener valores y el ser una persona de bien".
Barrientos padre habla y los hechos los respaldan, porque cuando llegó a Jorge Newbery como jugador cumplió el sueño de retirarse en su club. Compartir plantel con su hijo y salir campeón. Además de ser técnico y ganar con el "aeronauta" el título provincial.

- Hugo "soy un convencido de las cosas que emprendo. Ahora estoy pasando un momento donde bajé a la 'realidad de la vida', porque muchas veces los jugadores de fútbol pensamos que todo ronda en torno a una pelota. Y hace un tiempo bajé 10 mil cambios, me estoy dando cuenta de otras cosas. Y ahora voy tras el camino del triunfo como DT. En poder dirigir en categorías profesionales, donde es un círculo muy cerrado, donde cuesta entrar, pero confió en que algún momento voy a tener la oportunidad. Ya he arrancado en ello y soy un agradecido a Newbery de darme la posibilidad de retirarme como jugador y ganar como entrenador. Ahora me enfoco en lo mío que es dirigir y poder llegar a conducir un equipo de Primera división".

¿Tu padre como entrenador como era con vos?
Gastón: "´mi viejo era igual conmigo que con los 16 que empezamos y con los 30 que llegamos a hacer. Tampoco me enojaba cuando me tocaba 'comerme banco'. Y eso lo veía como un reto para estar más atento o no dejarme comer por la presión del momento. Sino para estar al cien por el cien cada día".

Hugo: "yo lo viví de una manera muy especial: mi retiro en el club por ser hincha fanático. Tal vez fanático suene medio feo porque es una obsesión que tenemos en mi familia con el club. Pero muy feliz de vivirlo así, porque lo disfrute de una manera increíble. Creo que el hecho de ser DT me va a tener cerca del fútbol siempre. Con la tranquilidad de haber aprendido bastante junto a quienes me acompañaron como cuerpo técnico. Lo viví de una manera muy tranquila. Y ese fue el semestre excelente que tuvimos en Newbery.
Tampoco me costó dirigir a mi hijo, porque gracias a Dios aprendí bastante desde que comencé a jugar con 5 años en La Proveeduría, más los 17 años como profesional. Más lo amateurs y compañeros 'grosos'. Y eso me llevó a manejar situaciones. Eso suma tranquilidad, por eso disfrutaba dirigir a mi hijo. Después los hijos se van ganando las cosas por si mismos en el día a día".

De 1 a 10 ¿Cuánto Gastón te consulta sobre fútbol?
Hugo: "Nosotros sabemos separar. De fútbol hablamos lo justo y necesario, tampoco somos una familia que se la pasa mirando fútbol. En mi caso por momentos no miro tanto tal vez para no extrañarlo. Pero con Gastón hablamos de todos los temas. Como una familia normal, común y corriente. Tenemos bien asimilados los roles de padre e hijo. Por momentos somos amigos, pero cada uno tiene en claro el lugar que ocupa".

¿Qué antivalores te gustaría que Gastón no tenga el día de mañana?
Hugo: "que sea un traidor. Un mal compañero. Creo que esas cosas se pueden tener en la vida".

Gastón: "yo comparto lo que dice mi viejo: no perder ese tipo de valores, ser buen compañero. Muchas veces tratar de ser el ejemplo. Tener una constancia tanto en el fútbol como en la vida. Y más que nada seguir el ejemplo que me da él todos los días, como persona, como padre. Y como hermano que es con mis tíos. Y si llego a trascender voy a ser uno más que sume con su aliento permanente a Newbery".

¿Vos pensás que los hijos son el reflejo de sus padres?
Hugo: "Yo creo, lo veo y lo evaluó en el día a día. En cómo se maneja Gastón en su día habitual, cuando se levanta 6:30 para ir al colegio, después con el deporte. Creo que las palabras sobran. Yo estoy muy tranquilo con la enseñanza de mis hijos. Y estoy orgulloso de ellos. También creo que la casa de cada uno te lleva a copiar cosas, pero luego está en cada uno tratar de ser mejor. Creo que es fundamental que los hijos tengan buenas experiencias y que los padres busquen que sus hijos sean mejores que ellos. Los hijos son de la vida y uno tiene que tratar de hacer el mejor esfuerzo posible".

¿En qué momento uno como padre le debe soltar la cuerda?
Hugo: "Creo que nunca, porque son tus hijos para toda la vida".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico