Identifican al hombre calcinado y por su asesinato detienen a un sospechoso

La víctima que desde el viernes permanecía como N.N. en la morgue del Hospital Regional fue identificada ayer como Claudio Omar Boz, de 42 años. En el último tiempo efectuaba tareas para el dueño de una chacra en Kilómetro 12. Un allegado a la víctima identificó el cuerpo y aseguró a la policía que no lo veía desde el jueves. Llamó la atención de los investigadores que el propietario de la chacra y otro empleado de la finca no hayan denunciado su ausencia. Ambos se encuentran implicados en la causa. El primero no fue hallado en sus domicilios allanados y se cree que abandonó esta ciudad tras el hallazgo del cadáver, mientras el segundo fue detenido anoche. Se trata de Emanuel Medina.

Personal de la Brigada de Investigaciones de la Policía de Comodoro Rivadavia junto al de la Comisaría de Kilómetro 8, desarrollaron ayer diversos allanamientos en procura de esclarecer el homicidio del hombre que el viernes último fue hallado calcinado en una playa al norte de Caleta Córdova.
El paso principal fue la identificación del cuerpo. Se determinó que la víctima era Claudio Omar Boz, un hombre oriundo de Buenos Aires, pero que hace al menos 20 años residía en Comodoro Rivadavia. Aquí se desempeñó en diversas actividades laborales, entre ellas en el rubro de máquinas de impresión.
"El Porteño" como lo apodaban sus amigos estaba separado y tenía tres hijos. Según informaron fuentes de la investigación, en el último tiempo Boz se desempeñaba como cuidador de una finca de 1.000 metros cuadrados, ubicada sobre la calle Código 3158, en la zona de Kilómetro 12.
El propietario del lugar se dedica a criar aves de corral y conejos. Este tiene como empleado de confianza a un hombre que reside en la misma cuadra de ese lugar y el segundo trabajador a cargo era Boz. Un aspecto muy llamativo para los investigadores es que el propietario del lugar y el compañero laboral de la víctima no denunciaron su larga ausencia ante la policía.

ALLEGADO CLAVE
Personal de la Brigada, a cargo del subcomisario Juan Carrasco y el oficial principal Pablo Lobos, se entrevistó el lunes con un allegado de la víctima y partir de allí comenzaron las fuertes sospechas sobre la identidad del cadáver. Y ayer en horas de la mañana se identificó el cuerpo.
El conocido de la víctima además aportó datos sobre sus vínculos laborales y dónde residía para poder avanzar rápidamente con la investigación.
El hombre afirmó que desde el jueves no veía a Boz, cuestión que le llamó la atención. Otra familia amiga de este se enteró de lo sucedido y también colaboró con la policía entregando información.
A partir de allí los investigadores efectuaron una serie de diligencias y chequearon los domicilios del dueño de la chacra y del empleado para solicitar a la fiscal del caso, Cecilia Codina, una serie de órdenes de allanamiento que se cumplieron ayer a partir de las 18.
El principal objetivo fue tratar de encontrar en el último lugar de residencia de Boz, la chacra que cuidaba en Kilómetro 12, indicios sobre una eventual pelea en la precaria vivienda de chapa y madera. También se requisaron sus efectos personales.

UN DETENIDO
La principal requisa domiciliaria fue en la finca en la que residió Boz. Los investigadores revisaron el lugar por más de cuatro horas. Según precisaron fuentes oficiales se secuestraron teléfonos celulares, prendas de vestir con presuntas manchas de sangre y un Renault 9 que pertenece al dueño del lugar y que estaba estacionado en la puerta de la chacra.
El vehículo será peritado hoy por personal de la Policía Científica. Además será sometido a un exhaustivo examen para tratar de levantar rastros de la víctima.
En ese sentido, se busca tratar de establecer si el coche pudo haber sido utilizado para trasladar el cuerpo en caso de que Boz haya sido asesinado en esa finca.
En la vivienda del otro empleado de la chacra, situada sobre la misma calle Código 3158, se incautaron teléfonos celulares. El hombre que estuvo presente en todo momento durante el allanamiento en su lugar de trabajo, se mostró reacio a colaborar con la policía.
Fuente judiciales confirmaron anoche la detención de ese empleado identificado como Emanuel Medina, de 28 años, presuntamente involucrado en el asesinato de Boz. Se espera que hoy mismo sea sometido a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación.
Mientras, el tercer allanamiento se efectuó en el domicilio donde reside el dueño de la finca sobre la calle Lisandro de la Torre y Crónica. El sospechoso –cuyo nombre se mantiene en reserva para no entorpecer la investigación- no fue ubicado y los investigadores recibieron un dato de que habría abandonado esta ciudad luego que apareciera el cuerpo de su empleado en la zona de Rocas Coloradas.
En esa última vivienda se secuestraron dos armas largas, un carabina calibre 308 y otra calibre 22, además de proyectiles. La Brigada concurrió a los procedimientos con la orden de detención del empleador de la víctima.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico