Implantan una tráquea fabricada con una impresora 3D

La inédita intervención quirúrgica se realizó en Tucumán. El éxito de la operación permitió que la mujer recuperara funciones que ante no podía realizar. Entre ellas hablar, comer e incluso respirar con normalidad.

Una mujer que sufrió la destrucción total de la tráquea cervical fue sometida a una inédita intervención quirúrgica en Tucumán. En esa provincia médicos del Hospital Centro de Salud le reconstruyeron la tráquea con una impresora 3D, lo que le permitió volver a tener "una vida normal", destacó el Ministerio de Salud de Tucumán.
"Lo que hicimos fue crear una tráquea con una impresora 3D con un material biodegradable y la implantamos a nivel del cuello", explicó el jefe del Servicio de Cirugía del hospital, Guillermo Stock, sobre esa cirugía inédita.
El procedimiento, según contó el profesional, consistió en la reconstrucción de la vía aérea dejándola estable, lo que posibilitó que la mujer recuperara funciones que antes de la operación no podía realizar. Entre ellas hablar, comer e incluso respirar con normalidad.
Con respecto al proceso quirúrgico, el traumatólogo José Urpi indicó: "se colocó parte de una imagen virtual del órgano a reemplazar", y para lograr el objetivo "se trabajó con un software especial para hacer el diseño y darle forma con una impresora tridimensional".
"Este es el primer caso y es una solución para la gente porque abre un nuevo camino para este tipo de patologías", consideró el médico tucumano.

VOLVER A HABLAR

La paciente, Antonia Albarracín, oriunda de Río Chico -localidad ubicada a unos 60 kilómetros de la capital tucumana- destacó el trabajo de los médicos y aseguró que la operación significó un cambio trascendental en su vida.
Ella tiene tres hijos varones de 25, 23 y 21 años y antes de la cirugía estaba imposibilitada de llevar una vida normal con ellos, pero ahora asegura que esta "mejor".
"Llegué sin poder hablar, sin poder comer y en este momento hago actividades normales. Esta operación me cambió la vida, siento una gran felicidad", señaló.
El calvario de Antonia, comenzó con una peritonitis. Cuando los médicos la operaron descubrieron que tenía gangrena intestinal y septicemia. Tuvo un paro respiratorio de diez minutos y lograron salvarla. Sin embargo, estuvo dos meses en terapia con respirador artificial y sufrió un problema en la tráquea que derivo en la intervención.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico