Impulsan un juicio en Alemania para que se abran archivos sobre la última dictadura argentina

La investigadora y periodista alemana Gabriela Weber impulsa en los tribunales de su país un juicio para que los servicios de informaciones abran sus archivos referidos a la última dictadura cívico militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983, tal como lo hicieran el año pasado los Estados Unidos, Francia y el Vaticano.

"Apoyé mi solicitud en la Constitución Alemana y en leyes de mi país que garantizan el acceso a la información pública. Solicité a la Oficina Federal de Inteligencia Interna y el Servicio de Espionaje Exterior que abran sus archivos de los años del terrorismo de Estado en Argentina. Considero que hay información sensible sobre ese período que debe ser difundida", señaló la investigadora y periodista alemana Gabriela Weber al confirmar que impulsa en los tribunales de su país un juicio para que los servicios de informaciones locales abran sus archivos referidos a la última dictadura cívico militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.
Weber, que desde hace más de 15 años vive en Argentina y publicó varias investigaciones sobre el Caso Eichmann (1960), pidió en julio de 2014 que los servicios alemanes le den información sobre la dictadura militar en Argentina, pero sus expectativas no fueron satisfechas.
"En tiempos de la última dictadura, el Servicio de Espionaje Exterior de la entonces República Federal de Alemania (RFA) tenía en Buenos Aires un oficial de enlace que mantenía contactos con la ex SIDE. Eso se sabe y desde la querella que integro consideramos que desde ese lugar puede haberse acumulado información valiosa. Ante mi requerimiento, me entregaron unos documentos y me permitieron consultar archivos de la Cancillería de mi país. Pero deben tener materiales más valiosos y no me los permiten ver", apuntó Weber, quien abordó en varios trabajos periodísticos las desapariciones de trabajadores de la empresa automotriz Mercedes Benz, durante la represión ilegal en Argentina.
Entre los documentos que recibió, hay materiales referidos a las actividades de organizaciones armadas como Montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), y documentos sobre la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR), que agrupaba a grupos guerrilleros de Argentina, Bolivia, Chile y Uruguay.
"Me interesaban casos como el de los ciudadanos alemanes Elisabeth Käsemann o Klaus Zieschank, dos militantes por los derechos humanos que fueron secuestrados y asesinados por la dictadura. También me preocupa obtener información sobre el secuestro del ejecutivo de Mercedez Benz, Heinrich Metz, a manos de la guerrilla peronista, en 1975. No me dieron esa información. Los servicios quieren escaparse de la obligación de suministrar datos, por eso, en diciembre de 2014 inicié un juicio en mi país", repasó.

APELARA HASTA LAS ULTIMAS INSTANCIAS
El 15 de diciembre de 2016, en un juicio oral, el Tribunal Administrativo de Colonia realizó una audiencia en el que se analizó el pedido de Weber, y las actuales autoridades del Servicio de Espionaje Exterior aseguraron que sólo ubicaron un expediente del ERP que había sido destruido en 1990.
No obstante, el Servicio reconoció que posee miles de carpetas de papel y que en su interior podría encontrarse material sobre la dictadura argentina, pero alegaron que dar con esos documentos constituía "un esfuerzo administrativo inaceptable".
"Ese es un argumento que dan para paralizar la entrega de información a los ciudadanos. Si hay información sobre Argentina y la dictadura ellos la tienen que entregar. La Cancillería me dio una carta Zieschank escrita cuando estaba secuestrado. Si ellos pudieron, creo que los servicios también", conjeturó Weber.
Los jueces de este Tribunal le dieron la razón a los representantes de los servicios alemanes de información, pero la periodista anticipó su decisión de apelar y confía en obtener una resolución favorable en instancias superiores.
"Voy a llevar el caso a una corte departamental, a una federal y si es necesario llegaré al Tribunal constitucional de mi país. Es una batalla larga, pero sé que me darán la razón. Cuando se da la lucha por la verdad se obtienen muchas victorias y vamos a lograr algunas en este camino", expresó con convicción.
Weber afirmó que le gustaría que en las próximas instancias, la Cancillería acompañe sus gestiones en Alemania para que los servicios de información de ese país abran sus archivos.
Al respecto, el embajador plenipotenciario en Derechos Humanos de la Cancillería, el radical Leandro Despouy, aseguró ante una consulta de Télam que su gestión tiene interés "en recabar y pedir toda la información referida a la última dictadura" que esté archivada en otros países.
"Nos interesan todos los materiales y documentos referidos a la última dictadura. Trabajamos para prestigiar la Comisión de Memoria de la Cancillería. Recibimos ya información de Estados Unidos, Francia, la Unesco, los países limítrofes y el Vaticano", subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico