Impusieron el nombre de Ani Grané a una de las calles del Hospital

En un acto que se realizó ayer en la esquina sur del edificio del Hospital Regional se descubrió el cartel indicador de la calle que se llamaba Angel Solari y que ahora, por ordenanza, pasa a denominarse Ani Grané. Se dieron cita allí las damas de rosa que integran el voluntariado, la familia de la homenajeada, así como concejales y el viceintendente Juan Pablo Luque.



Esta ceremonia se concretó en el marco de los 28 años del voluntariado del centro asistencial y en homenaje a quien fuera su fundadora. Cabe destacar que el voluntariado del Hospital Regional es una organización sin fines de lucro que pertenece a CIVHA (Coordinación de Instituciones con Voluntariado Hospitalario de Argentina) y está integrada por un grupo de personas que dona su tiempo y dedicación al servicio del hospital, ya que son miembros de la comunidad, comprometidos con las problemáticas de la salud y promoción social.
En ocasión del acto se indicó que por resolución de la ordenanza 1187/15 se impone este nombre a la calle conocida como Ángel Solari y a tal efecto el viceintendente entregó a la familia de Grané la resolución del municipio con los considerandos.
También a la hora de hablar sobre la figura de la ex presidenta del Voluntariado, la actual responsable, Mimi Martín, habló de la entrega y el sacrificio de Ani durante todo el tiempo que trabajó desinteresadamente en gestiones para que el Voluntariado cumpliera su misión.
En esta ocasión habrá un merecido reconocimiento para la mentora del proyecto, quien falleció en 2014 tras padecer una enfermedad. La ex presidenta siempre recordaba que esta institución creció con la gran colaboración de la comunidad y el compromiso de la gente que ofreció su tiempo al servicio de las personas internadas.

IN MEMORIAN
"Hoy nos reunimos en este lugar para rendir un homenaje a nuestra querida Ana Grané, pionera y fundadora del voluntariado del hospital. Allá en los albores de 1998, el padre Juan Chiabrando -capellán del hospital- le expresaba la necesidad de formar un cuerpo de voluntarios, acercándole el teléfono de dos señoras interesadas y desde entonces a la fecha se trabajó ininterrumpidamente", subrayó.
Asimismo, puso de manifiesto que "ser voluntario no es una manera de hacer cosas; es una forma de vida y Ani así lo hizo. Demostró su amor por los pacientes internados y sus familiares, aún más allá de su responsabilidad porque acudía a cualquier hora. Si era de noche o de madrugada, siempre y cuando alguien del hospital pidiera su presencia".
Martín agregó que "sufría por los problemas del hospital y no escatimaba esfuerzos de su trabajo incansable y horas de sueño para resolver situaciones. Al asistir a su última misa dominical, el sacerdote en su homilía dijo: 'siempre podemos dar un poco más' y ella le susurró a su esposo: '¿viste? Me está hablando a mí'".
El viceintendente Luque felicitó a las mujeres del voluntariado por estos 28 años ininterrumpidos de trabajo, recordando que "la conocí cuando nací. Ella era amiga de mi abuela 'Chiqui'. Se conocieron en Mendoza y se reencontraron acá".
En el marco de esta ceremonia también la artista Virginia Constanzo entregó una obra de arte con el rostro de Grané y el municipio comprometió la entrega de insumos generales para el trabajo que lleva a cabo el Voluntariado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico