Impusieron el nombre de personalidades importantes a tres calles de Comodoro

Impusieron los nombres de la artista plástica Doris Hughes de Chain y el padre Demófilo Fernández a dos calles de Kilómetro 8 y de Simón Huberman a una calle de Kilómetro 3.

Durante la mañana de ayer el viceintendente Juan Pablo Luque, junto a los concejales Guillermo Almirón, Nicolás Caridi, Maximiliano Sampaoli y Adriana Casanovas, acompañados por familiares y amigos de los homenajeados, impusieron los nombres de la artista plástica Doris Hughes de Chain y el padre Demófilo Fernández a dos calles de Kilómetro 8 y del farmacéutico Simón Huberman a una calle de Kilómetro 3.
La iniciativa fue presentada por El Rotary Club y aprobada por Ordenanza, en el Concejo Deliberante. Al respecto el viceintendente felicitó al Rotary Club por el proyecto y expresó su satisfacción por "tener el honor de colocar los nombres de personas que han hecho mucho por la comunidad, cada una desde su rol. Son aquellos que lucharon por un Comodoro mejor y merecen este lugar destacado".
Sobre la designación de los nombres, Liliana Venier explicó: "elegimos a Doris, una artista plástica con un corazón muy generoso y estaba atenta a lo que significaba dejar un legado cultural en Comodoro Rivadavia", expresó Venier sobre Hugues de Chain, que además becaba a jóvenes para que pudieran estudiar en la escuela de arte.
La hija de Doris, Florencia Chain sostuvo: "mamá estaría feliz de compartir una calle con el padre Demófilo porque fue quien la bautizó y la casó". Los nombres de Doris Hugues de Chain y el Padre Demófilo Fernández comparten la intersección de dos calles de Kilómetro 8, por ser personalidades reconocidas y queridas en la zona. "Fuimos muy felices en el barrio. Ella trabajaba acá y después se iba en colectivo hasta la escuela de arte. Colaboró siempre en relación a la cultura y todo el mundo sabía que si necesitaba algo podía contar con ´mi vieja´", relató emocionada.
En cuanto a la calle que ahora lleva el nombre de Simón Huberman, Luque destacó: "si bien no lo conocí personalmente, si lo hice a través de todas las historias que me han contado su familia y mi familia sobre él y creo que Simón fue una persona que supo vivir la vida y disfrutarla como corresponde, por eso estoy muy emocionado".
En ese marco, el hijo del farmacéutico, Jorge Huberman, sostuvo: "quiero agradecer por este homenaje a mi padre, se han cumplido 50 años ya de su desaparición y sin embargo sus rastros quedan en la formación que nos dio y la que nosotros hemos transmitido en todas las generaciones".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico