Imputan al policía que no detuvo a su hijo en un incidente en Sarmiento

El sargento primero de la Policía del Chubut, Jorge Ramón Díaz, fue imputado ayer como presunto autor del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Según se investiga, no procedió a la detención de uno de sus hijos, quien habría atacado con un cuchillo al sereno de la terminal de ómnibus.

La audiencia de apertura de la investigación se desarrolló ayer en la Oficina Judicial de Sarmiento, la cual estuvo presidida por el juez Roberto Casal. La funcionaria fiscal Rita Barrionuevo relató que el delito ocurrió a las 2:40 del sábado 6 de febrero en el edificio de la terminal de ómnibus, ubicada sobre la avenida San Martín y 12 de Octubre.
Señaló que el sargento a bordo de un patrullero acudió al lugar junto a un agente tras la denuncia por una pelea entre dos personas. El hijo del policía habría atacado con un cuchillo al sereno que intervino cuando observó que el joven habría intentado robar a un hombre que esperaba un transporte.
La funcionaria sostuvo que el empleado policial al tomar conocimiento que se había cometido un delito de acción pública debió proceder de acuerdo a las normativas estipuladas. Sin embargo, Jorge Díaz al identificar a uno de los agresores como su hijo, decidió llevarlo a la sala de guardia del Hospital Rural porque tenía una mano lastimada.
Luego de las curaciones médicas recibidas, el sargento trasladó a su hijo hasta su domicilio. En ese marco, la parte acusadora requirió al juez que le impute el delito de incumplimiento de los deberes del funcionario público. Además, solicitó un plazo de dos meses para culminar la investigación.
A su turno, el uniformado utilizó su derecho a declarar y afirmó que al llegar a la terminal ya se encontraban el jefe de la Brigada de Investigaciones y personal de la Policía Montada, entre otros empleados. Agregó que ninguno de sus superiores le dio directivas en el procedimiento.
Explicó que auxilió a su hijo que tenía heridas sangrantes en las manos y lo trasladó hasta el centro asistencial. Al regresar de su vivienda a la comisaría, tampoco el oficial de servicio ni el encargado de turno les dieron indicaciones sobre el caso.
El defensor público Guillermo Oyarzún solicitó que se valoren objetivamente las manifestaciones de su defendido.
En ese contexto, el magistrado resolvió hacer lugar a todos los requerimientos del Ministerio Público Fiscal y dejó formalizada la causa contra el policía por el delito de incumplimiento de los deberes del funcionario público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico