Imputan de homicidio doloso al chofer alcoholizado que mató a dos personas

El conductor implicado seguirá detenido ya que en caso de ser llevado a juicio y encontrado culpable la imputación comprende una pena de cumplimiento efectivo. Esto a diferencia de otros accidentes con víctimas fatales en donde los involucrados suelen ser imputados de homicidio culposo, con una expectativa de condena de prisión en suspenso.

El hombre que el domingo a la mañana manejaba a contramano y alcoholizado por la autopista Panamericana y provocó la muerte de dos de los tres ocupantes de una camioneta con la que chocó de frente, declaró ante un fiscal y continuará detenido, informaron fuentes judiciales.
El juez de garantías de San Isidro, Orlando Díaz, convirtió la aprehensión en detención de Gustavo Cusato (33), quien fue indagado por el fiscal de Don Torcuato Federico González por el delito de "homicidio doloso reiterado", que prevé una pena de 8 a 25 años de prisión.
El conductor, quien quedó alojado en forma momentánea en una comisaría de la zona, declaró ante el representante del Ministerio Público ya que solamente sufrió una lesión en un pie y había sido dado de alta el domingo mismo.
Un vocero judicial informó a Télam que el acusado brindó "un descargo" respecto a lo que ocurrió el domingo por la madrugada cuando causó la muerte de Nicolás Amadini (23) y Nicolás Zárate (21), por lo que continuará detenido a la espera de varias medidas solicitadas por el fiscal González.
En tanto, los investigadores aguardaban la evolución del estado de salud de la joven que iba en la camioneta, llamada Victoria Condurucchi (28), quien era la novia de Zárate y ayer por la tarde seguía internada en un centro asistencial de Capital Federal.
"No sé si se equivocó o si era algo suicida lo que quiso hacer y terminó matando a mi sobrino", dijo ayer a la mañana Omar, un tío de Zárate.
El hombre relató que los jóvenes venían de "comer un asado" y que otros amigos que iban en dos autos adelante de ellos "esquivaron" el Ford Fiesta en el que iba Cusato y cuando miraron por el espejo vieron que impactó con la camioneta.
"Ni un loco puede tomar la autopista de contramano, no te podés equivocar porque si pasa eso te tirás de costado y te volvés, no sé qué salió a hacer con el auto esta persona", expresó el tío, quien pidió que el caso "no quede impune".

A CONTRAMANO

El incidente ocurrió alrededor de las 4:30 del domingo en el kilómetro 28,500 de la autopista Panamericana, en la mano hacia Capital Federal, donde transitaba una Volkswagen Saveiro con las dos víctimas fatales y la joven herida.
En esas circunstancias, la camioneta colisionó de frente con el Fiesta que venía a contramano y era conducido por Cusato a alta velocidad.
Si bien la aguja del velocímetro quedó clavada en 130 kilómetros por hora, los investigadores policiales señalaron que la velocidad en la que circulaba el Ford Fiesta conducido por Cusato recién podrá determinarse tras los peritajes que se están realizando.
A raíz del impacto, Amadini, quien conducía la Saveiro, murió en el lugar, mientras que sus dos acompañantes resultaron heridos.
Zárate fue trasladado al Hospital Municipal de Trauma y Emergencias Federico Abete del vecino partido de Malvinas Argentinas, donde luego murió mientras era operado.
"El ingreso se produjo cerca de las cinco de la mañana de ayer (domingo) proveniente del choque en Tigre, en estado delicado, con parámetros hemodinámicos malos, con un importante traumatismo. Ingresó al showroom, donde fue compensado y se lo llevó al quirófano. Tenía un importante sangrado en los pulmones y en la cavidad abdominal. Finalmente falleció a las siete de la mañana", dijo el director del hospital.
La joven herida también fue trasladada a un centro asistencial de Tigre y, luego, derivada a una clínica en la Capital Federal, donde permanecía internada en estado delicado, dijeron las fuentes policiales.
Según los investigadores, el Fiesta transitó al menos dos kilómetros a contramano aunque aún no se determinó si el conductor realizó un giro en "U" o si accedió a la autopista en sentido contrario por una de las rampas.
Los investigadores determinaron que el auto no fue captado por las cámaras de seguridad de la rampa de acceso más cercana al lugar del accidente, ubicada a la altura de ruta 202, pero sí quedó grabado cuando pasó por el kilómetro 26,500, precisaron los voceros.
Las fuentes aclararon que cuando se detectó que este vehículo iba a contramano se irradió un alerta policial pero que el choque ocurrió un minuto y cuarenta segundos después, aproximadamente, por lo que los efectivos no tuvieron tiempo suficiente para adoptar alguna medida preventiva.
Luego se estableció que a las 4:28 el chofer de una grúa también alertó a la base de emergencias de Autopistas del Sol que un vehículo circulaba a contramano a la altura del kilómetro 26,500 y que desde allí se avisó de la situación al personal de la Sección Vial de Gendarmería Nacional.
Mientras que un móvil policial asignado a la prevención sobre la autopista abocado a actuaciones por un hallazgo de automotor y unidades de Emergencia Vial afectados a otro accidente con lesionados en el kilómetro 18 fueron derivados hacia el lugar de la colisión entre la Saveiro y el Fiesta.
Una vez allí, el personal policial le practicó al conductor del auto el test de alcoholemia que arrojó que presentaba 1,29 gramos de alcohol en sangre (el mínimo permitido para vehículo particular es 0,5).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico