Imputaron al subcomisario por la presunta protección de delincuentes

El subcomisario Waldemar Ferreira fue imputado por incumplimiento de los deberes de funcionario público y privación ilegítima de la libertad. La causa tiene que ver con el escándalo que se desató en agosto del año pasado por la presunta protección que le brindaría a Mario Rolando Chini, un delincuente del barrio 30 de Octubre.

La audiencia de apertura de investigación contra el subcomisario Waldemar Ferreira se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por la juez penal Gladys Olavarría.
En ese marco, el fiscal general Héctor Iturrioz solicitó que se formalice la apertura de investigación preparatoria contra el subcomisario que el año pasado oficiaba de segundo jefe en la Seccional Quinta, a quien imputó por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso real con privación ilegítima de la libertad de Mario Rolando Chini (23), a quien se le atribuye brindarle protección.
Los hechos por los cuales será investigado ocurrieron el 3 y el 8 de agosto del año pasado, luego de que Chini fuera denunciado por golpear a tres mujeres y a la que les desvalijó el departamento "A" del edificio 78 del barrio 30 de Octubre para luego usurparlo.
El individuo permaneció prófugo cinco días y fue imputado por el juez Miguel Caviglia por los delitos de robo agravado con el uso de arma de fuego, lesiones y amenazas. En esa audiencia judicial recibió arresto domiciliario y a las cuatro horas llamó a una de las víctimas para amenazarla nuevamente. Cuando la policía fue a verificar si se encontraba en el domicilio del barrio Pietrobelli donde tenía que cumplir la medida de prisión domiciliaria, ya no estaba y se libró su inmediata captura.
En forma paralela se avanzó en la investigación por presunta protección y connivencia que le habría brindado a Chini el ex segundo jefe de la Seccional Quinta. Las denuncias de las víctimas, los dichos del propio Chini y la investigación fiscal centran las sospechas contra el subcomisario que no dio intervención en tiempo y forma sobre el robo al Ministerio Público.
La gravedad de la situación llevó a la Fiscalía a actuar de oficio y hasta allanar la comisaría del barrio Isidro Quiroga.
A todo esto, el jefe de la dependencia puso a disposición de los fiscales el registro de las cámaras de seguridad de la comisaría y así se observó cuando Ferreira trasladó a Chini en la noche del robo hasta la dependencia utilizando una puerta trasera, pero no en calidad de detenido. Luego, Chini regresó a su casa en remís.
Esa sería una de las evidencias que obran en poder de la Fiscalía, quien después de un año y tres meses logró formalizar la investigación en su contra.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico