Imputaron a Cárdenas por tentativa de homicidio y le dieron dos meses de preventiva

Mariano Cárdenas fue imputado ayer por tentativa de homicidio agravado y abuso de arma, por el hecho que tuvo como víctima a Maximiliano Ledesma y a su hermano. El primero recibió tres tiros y se encuentra internado con pronóstico reservado, mientras que el restante no sufrió lesiones. A pedido de la Fiscalía, el juez le dictó dos meses de prisión preventiva y concedió el mismo plazo para investigar.

La audiencia de control de detención y apertura de la investigación preparatoria contra Mariano Leonardo Cárdenas (22) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por el juez penal de turno, Alejandro Soñis. En representación del Ministerio Público Fiscal actuó la fiscal general Camila Banfi, mientras que el detenido fue asistido técnicamente por el defensor particular Guillermo Iglesias.
En ese marco, la acusadora pública solicitó que se declare legal la detención de Cárdenas, en virtud de que se llevó a cabo mediante una orden judicial firmada por el juez de turno, tras lo cual propuso que se formalice la apertura de investigación preparatoria en su contra. Ello, por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con abuso de arma de fuego. Esa última parte de la calificación está vinculada con la presunta agresión que habría recibido el hermano del joven que se encuentra internado con pronóstico reservado.

EL RELATO OFICIAL
La fiscal brindó el relato del hecho según las primeras averiguaciones realizadas para identificar al agresor y en ese contexto describió que el mismo ocurrió el viernes último, cerca de las 21 aproximadamente, ocasión en la que Cárdenas –según la fiscal– se presentó en el domicilio ubicado en calle Las de Barranco 2.962 y al ser atendido por Fabián Ledesma extrajo una pistola calibre 380 y efectuó disparos con claras intenciones de darle muerte, uno de los cuales dio en el abdomen, otro en la clavícula y el restante en la zona del tórax, para luego escapar y efectuar otro disparo contra Ezequiel Ledesma, quien afortunadamente no resultó herido.
A todo esto, como prueba la Fiscalía tiene la entrevista al hermano de la víctima. También se realizó una inspección en el lugar del hecho y de ella surgirán pericias de balística. En tanto, durante el allanamiento en la vivienda del sospechoso no se secuestraron armas, municiones, ni prendas de vestir con manchas de sangre. De allí la policía sólo se llevó un teléfono celular que será sometido a pericias.

EL DESCARGO
El imputado hizo uso de su derecho a declarar y además se mostró dispuesto a responder todas las preguntas que le efectuaran las partes. En tal sentido, afirmó que en el momento del hecho que describió la fiscal él estaba trabajando en el taxi de su padre y se encontraba con pasajeros.
Agregó que un colega suyo le pidió si podía trasladarlo luego de que le dejara el auto a su empleador, el cual debía ser entregado a las 22, por lo que terminó el viaje que estaba haciendo y se dedicó a su compañero, con quien pasaron a comprar empanadas y cervezas, luego de lo cual no continuó trabajando porque había bebido.
El imputado contó que se fue a su casa y estuvo afuera con amigos hasta las 23, cuando se fue a dormir. Al día siguiente comenzó a trabajar a las 9 y en el transcurso del día lo llamó el radio operador para avisarle que su madre lo necesitaba en su casa porque estaba la policía allanándola.
El sospechoso ofreció como testigo a su compañero de trabajo, quien será entrevistado por la fiscal que además solicitará las imágenes de las cámaras del Centro de Monitoreo para corroborar los lugares por donde dijo haber transitado el imputado.
Tras escuchar el descargo, la fiscal solicitó el dictado de la prisión preventiva porque entendió que existen los peligros de fuga y entorpecimiento, considerando que existen por el momento suficientes elementos de convicción para tenerlo como probable autor del hecho. Por ello solicitó dos meses de prisión preventiva y el mismo plazo para investigar.
A su turno, la defensa no objetó la calificación del hecho pero sí cuestionó la autoría. En tanto, sobre la medida de coerción dijo que la misma podría morigerarse con el arresto domiciliario y en el caso de dictarse prisión preventiva, pidió que se autoricen salidas laborales en virtud de que el imputado es el sostén de sus padres.
El juez escuchó todos los planteos y resolvió formalizar la apertura de la investigación, declaró legal la detención y consideró oportuno dictar la prisión preventiva por el plazo solicitado por la Fiscalía. En consecuencia, ordenó la medida de coerción por el plazo de dos meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico