Inadaptados dañan instalaciones y mobiliario del Centro Integrador

Sentimientos de tristeza, impotencia e indignación invadieron al personal estable del Centro Integrador Comunitario "Virgen del Valle" cuando el viernes se enteraron que un grupo de inadaptados habían causado serios destrozos en numerosas dependencias del edificio ubicado en barrio Miramar de esta ciudad.

Caleta Olivia (agencia)

Fue una comisión policial la que alrededor de las 15, cuando hacía una recorrida rutinaria de prevención, detectó que una de las puertas del Centro Integrador Comunitario que da sobre la calle Hermana Damevin, había sido forzada y estaba abierta. Los uniformados ingresaron para verificar otras anormalidades y constataron que el sitio había sido objeto de vandalismo.
El CIC, institución que depende de Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, estaba cerrado desde el jueves por las fiestas navideñas, en tanto que el miércoles había sido objeto de una toma por parte de manifestantes de ATE, quienes también habían ocupado el edificio central de esa cartera en Río Gallegos, reclamando por la estabilidad laboral de numerosos agentes que fueron contratados en la última etapa de la gestión del gobernador Daniel Peralta.
En el edificio de Caleta Olivia funciona durante gran parte del año un jardín maternal, donde mujeres que se denominan puericultoras atienden a más de 130 chicos ya que sus padres no tienen recursos para solventar un jardín privado mientras acuden a sus empleos.
Además, hay oficinas de cooperativas de trabajo, de personal de Recursos Humanos, Tesorería, salón de actos y oficinas administrativas, incluyendo la destinada a sede de la Dirección Regional Zona Norte del mencionado ministerio.

CONOCIAN EL LUGAR
Una vez conocido el hecho, llegaron a las instalaciones Paola Almada (directora del CIC) y Viviana Juárez, quien hasta hace pocos días fue la titular de la Dirección Regional, además de empleados que cumplen funciones en ese lugar.
Luego de observarse detenidamente el cuadro de situación, quedó en evidencia que los inadaptados sociales conocían perfectamente cada sector a tal punto que trataron de abrir una caja fuerte que se encuentra oculta en la oficina de Dirección, pero no lograron ese objetivo.
No se llevaron computadoras ni equipos de audio u otros elementos. Se dedicaron principalmente a destrozar armarios, puertas y cajones de escritorio, pero se alzaron con una chequera en el sector Tesorería, correspondiente el programa de ayudas sociales a familias de bajos recursos.
Por tal motivo, las autoridades del organismo dieron conocimiento de esa sustracción al Banco de Santa Cruz, para que los cheques queden invalidados.
Vale señalar que División Criminalística de la Policía realizó una minuciosa tarea de peritaje e incluso detectó huellas dactiloscópicas que podrían derivar en la identificación de algunos de los responsables del hecho.
Finalmente, luego del relevamiento de los daños y de las actuaciones policiales, el personal estable del CIC comenzó a acomodar toda la documentación que quedó esparcida en el suelo y también a tramitar las reparaciones de los elementos dañados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico