Incendian el quincho del Club Santa Lucía

Personas desconocidas atentaron contras las instalaciones del Santa Lucía Golf Club, donde arrancaron las rejas de una ventana del quincho con fines de robo. Después iniciaron un fuego que consumió la cocina y la despensa donde se guardaba la vajilla. Se presume que el siniestro fue causado por un grupo de menores que reside en las cercanías.
El incendio se registró alrededor de las 23:30 del domingo y fue detectado por una comisión policial que recorría la avenida Fray Luis Beltrán de Kilómetro 3. Los efectivos detectaron el humo y alertaron a los bomberos.
El fuego provocó destrozos en el sector de la cocina y la despensa del quincho, donde se guarda la vajilla, y además se extendió por el cielo raso. El salón contiguo que se utiliza para comer sufrió quemaduras en un sector del techo, explicó a El Patagónico el presidente del club, Juan Raso.
Para ingresar al interior del quincho, los asociales lo hicieron por las ventanas de los baños que están en la parte posterior, donde arrancaron de cuajo las rejas. Según los indicios, "cargaban cosas para sacar la vajilla y encendieron un fuego. Se ve que se asustaron o algo pasó porque dejaron las cosas y los daños son grandes".
El sistema de alarmas tampoco se activó. Para Raso, fue "gente que conoce el movimiento. Mucha gente deambula por adentro del club y son cosas que no podemos controlar porque el servicio de seguridad excede nuestro presupuesto".
Hoy harán formalmente la denuncia cuando sepan las pérdidas que tuvieron y si falta algún elemento de valor. Por otro lado, ese lugar iba a ser utilizado por la colonia de vacaciones que está por comenzar en enero y que organiza el propio club. "Ese era el lugar que habitualmente se utilizaba en años anteriores para darle la merienda a los chicos y tenemos que ver cómo nos reposicionamos con eso y también para reparar los daños", sostuvo Raso.
Finalmente, afirmó que "da mucha pena porque todos los que están en clubes saben lo que nos cuesta llevarlo adelante y tener este tipo de daños me parece inconcebible. Habrá que seguir peleándola, tomar más recaudos y preguntarle a la policía de qué manera se puede controlar a las personas que atraviesan el campo de golf".
Contó que ya habían tenido otros problemas de roturas de vidrio y con personas que ingresan y "desafían al personal del club por la condición de ser menores. No sabemos si fueron los mismos menores que causaron estos daños. Es un problema que estamos teniendo cada vez más grande".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico