Indalo Corre cumplió con éxito su actuación en The North Face Challenge

Sesenta personas que entrenan en forma gratuita en tres puntos de la capital petrolera fueron protagonistas de la prueba que se corría en 10K, 21K, y 50K. Mary Lagoria fue una de ellas, y la alumna del equipo de entrenamiento que se inició en 2012 dio su parecer sobre su tercer desafío donde el objetivo es superarse a sí mismo.

Cuando "Indalo Corre" se puso en marcha (sobre 2012), Mary Lagoria fue la primera en anotarse y formar parte del grupo que entrenaba en kilometro 3.
Para esa época –reconoce- no podía correr hasta la esquina de su casa, pero el hecho de ser un grupo gratuito y abierto donde "se enseñaba" a correr fue la que la motivó a involucrarse.
Con la carrera de The North Face Challenge Argentina 2015, que tuvo lugar en Bariloche el domingo, Mary completó su tercer desafío en la modalidad de 21K.
Por ello, cuando cruzó la meta supo que no solo puede correr hasta la esquina de su casa, porque hoy su ímpetu y espíritu aguerrido la hizo superar una fractura de pie de hace un mes y medio atrás y completar con alegría su tercer 21K.
Al igual que ella otras 59 personas, de diversas edades, hicieron lo propio desde que se acercaron a entrenar a uno de los tres puntos (Socios Fundadores, Estadio Municipal de Km 3 y Predio Ferial) de Comodoro Rivadavia donde "Indalo Corre" invita a superarse a sí mismos.
Al frente del grupo, estuvieron los que nunca dejaron de alentar, los propios profesores que le dan vida a los entrenamientos cada día.
"Cuando supe de 'Indalo Corre' fui la primera en anotarme y correr los 5K de 'Argentina Corre', antes de ello nunca había corrido. Pero me encontré con una agrupación siempre dispuesta a incentivarte y con un capital humano inmenso. Lo que hizo que no abandonara jamás", sostiene Lagoria.
Al frente de ese grupo de 2012, continúa Gabriel Borda como coordinador. Y al grupo de trabajo se le suma Leandro Moreyra, Adriana Rutherford y María D' Ambrosio.
"Así como yo (que nunca había corrido) somos muchos. Y creo que todo esto es progresivo, porque en mi caso empecé con 5K y ahora corro en 21K. Creo que el grupo humano es algo fundamental, por ello al final de la carrera que fue durísima en todas las distancias (la de 50K incluía el ascenso a la cumbre) cada uno quedó con la satisfacción personal de haberse superado. De tener una disciplina que te hace cuidar más de vos mismo, donde no solo es correr sino aprender a alimentarte y sumar calidad de vida. Para quienes todavía dudan (algunos escuchan 'correr' y les da miedo) los invito a sumarse, porque en Indalo Corre el proceso de cada uno es respetado. No se impone nada. Lo garantizo yo que antes no podía ni correr hasta la esquina de mi casa", sintetizo Mary.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico