Inédito en Comodoro

"En Comodoro es la primera vez que nos pasa una situación como esta, es un delito complejo, requiere de determinados elementos y dispositivos" comentó la funcionaria de fiscalía, Andrea Serer, quien lleva adelante la investigación sobre estafas reiteradas con tarjetas de débito.
"Es un delito que tiene complejidad por la forma. Consiste en poner dentro de la boca del cajero un lector lectograbador de banda magnética, que tiene un chip que toma la información de la tarjeta, y la persona la introduce sin saber que esa ranura le copia la información de la banda magnética. Esa información se baja a un computador y desde allí se vuelve a utilizar una lectograbadora en una nueva banda magnética de cualquier tarjeta de crédito, débito, hasta de una obra social. Se le borra la información que tiene y se le carga información nueva", comentó la funcionaria en el programa radial "Hasta que se demuestre lo contrario", que se emite los martes y jueves a las 19 por la 100.1.
Los detenidos tenían incluso una tarjeta de una prepaga y utilizaban la banda magnética. "Es útil para los fines que tienen; lo que importa es la información que tiene la tarjeta" contó Serer.
Los sospechosos ubicaban una cámara de pequeño tamaño con la que captaban la clave. La persona ingresaba la tarjeta y en forma paralela la cámara les registraba la clave que luego transfería. Una vez que tenían el "número mágico", los delincuentes comenzaron a hacer extracciones de dinero, contó Serer.
Frente a la posibilidad de que los dos colombianos detenidos por el delito hubieran primero operado en Caleta Olivia y luego en Comodoro Rivadavia, la representante de Fiscalía les pidió a las víctimas del delito que se comuniquen primero con el banco emisor de la tarjeta.
"Estamos trabajando con los bancos; nos están proveyendo de información de las personas damnificadas; cuántos son los montos que extrajeron, y pueden ir a Fiscalía también, sin perjuicio de que eso se tramite luego todo junto en una misma causa", explicó Serer.
Hasta el momento se cree que son siete los bancos que habrían sido víctimas de las maniobras de los dos ciudadanos colombianos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico