Ingeniero argentino diseña funda para celulares que impide el paso de la radiación

Se trata de Luis Maenza, quien diseñó las fundas "Low Rad", un proyecto sustentado en aspectos tecnológicos y ambientales y con fines sociales.

Un ingeniero industrial y docente de la Universidad Nacional del Sur (UNS) diseñó una funda para teléfonos celulares que impide el paso de la radiación directa al usuario y ofreció el producto a Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y clubes para que la comercialicen con el objetivo de recaudar fondos para sus instituciones.

"La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró los teléfonos como factor de riesgo cancerígeno en el grupo 2B y no así las antenas que más nos preocupan", expresó el profesional Luis Maenza.

El ingeniero dijo que "la invasión de radiación es una realidad, incluso la OMS, que no certifica que las antenas de celulares sean un problema, sí coloca a los teléfonos en una situación compleja declarándolos de riesgo en el grupo 2B de la lista de la IARC (International Agency for Research on Cancer de la OMS)".

El docente sostuvo a la agencia Télam que "el problema de los celulares es que a pesar de que no lo uses igual emiten una señal baja pero constante (y muy cerca de partes sensibles del cuerpo) y esa es la problemática que nos interesa atacar".

"Lo que logran estas fundas es poner una barrera física entre el teléfono y el usuario", dijo y agregó que esto "no entorpece la funcionalidad del celular y deja al usuario detrás de la barrera".

Maenza calculó y seleccionó varios materiales para poder desarrollarla y cumplir con otras características como la atoxicidad, ser maleable, no magnética como el hierro y de bajo costo.

"La funda es de un material opaco a la radiación y funciona igual a un delantal de plomo para un radiólogo o una sombrilla en la playa porque genera una barrera física entre el celular y la persona", describió. En ese sentido acotó que "lo que hace la funda es generar un escudo, una barrera física con un material de base de aluminio".

"Hicimos un estudio de mercado técnico y económico para ver qué material se conseguía. El que mejor nos daba era el oro, pero hacerla de ese material era económicamente imposible", sostuvo.

"El primero (de los estudios) daba plomo, pero es tóxico, así fue que en función de un montón de materiales analizados surgió el aluminio, que es liviano, no es magnético y con buenas características", detalló.

"La funda tiene un doble fondo, son asimétricas, y en uno de los lados se pone el escudo que es un material que impide el paso de la radiación", explicó

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico