Intentó pasar un celular en un tupper lleno de tallarines

Los efectivos de la seccional Tercera demoraron ayer a la madre del detenido Juan Carlos Barrientos (20) quien hace dos semanas, junto con otro preso, incendiaron un colchón en reclamo de dos teléfonos móviles que también habían secuestrado. El lunes, otra madre fue demorada por intentar pasar droga en la comida.

Según pudo averiguar El Patagónico a través de fuentes oficiales, el hecho fue ayer a las 16.30 en la dependencia de la seccional Tercera de policía. Es que la madre de Juan Carlos Barrientos (20) le llevó a su hijo un tupper con tallarines donde estaba oculto un celular con un chip y el cargador.

Rápidamente, los agentes durante la requisa demoraron a la mujer, quien se las ingenió para ocultar en un envoltorio de papel aluminio el teléfono móvil. Fue demorada y a los pocos minutos quedó en libertad. Por el hecho actúo Criminalística y tomaba intervención la Oficina Judicial.

Juan Carlos Barrientos (20) quien se encuentra detenido en la dependencia policial es un joven oriundo de Sarmiento y sobre el cual pesan varias causas por robo agravado y lesiones, según confiaron fuentes policiales.

Barrientos y tal como lo adelantaba este mismo medio el pasado 12 de enero junto con Mario Rolando Chini (24 años) provocaron un incendio en su celda de la Seccional Tercera, en reclamo de dos celulares que personal policial de esta comisaría le había secuestrado durante una requisa.

En esa oportunidad los oficiales lograron controlar el fuego a tiempo y el hecho no pasó a mayores. En el caso intervino el Ministerio Público Fiscal y los internos fueron alojados nuevamente en su celda molestos e insultando a los policías por el secuestro de los celulares y pertenencias que poseían de manera ilegal.

UN CASO SIMILAR

El lunes, Brenda Millán, la madre del detenido Mariano Figueroa implicado en el robo al coleccionista de armas, fue demorada por querer suministrarle droga a su hijo. En medio de la carne que acompañaba el guiso del arroz, ocultó cuatro envoltorios con cocaína y 15 pastillas ansiolíticas. Fue imputada y quedó en libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico