Interna policial: desarticulan la Brigada y trasladan a personal suboficial capacitado

Los traslados fueron dispuestos por Jefatura de la Policía, pero según las fuentes policiales responden a una interna en la que juegan los celos institucionales y las lealtades entre policías.

Tras el traslado de los dos jefes de la Brigada de Investigaciones, Juan Carrasco y Pablo Lobos, ayer se conocieron otros cuatro traslados de suboficiales avezados en tareas de investigación criminal.
Los traslados fueron dispuestos por Jefatura de la Policía, pero según las fuentes policiales responden a una interna en la que juegan los celos institucionales y las lealtades entre policías.
Los traslados de un suboficial mayor, un suboficial principal, un sargento primero y un sargento, sumado al de dos oficiales jefes han desarticulado así por estos días a una Brigada de Investigaciones que pese a la poca cantidad de personal –a comparación de otros años- daba resultados.
Algunos de los integrantes de la Brigada que permanecen en esa unidad, comentaron ayer, en diálogo con este diario, que este tipo de traslados debilita a la Brigada, por lo que hay varios que ya han pensado en pedir su traslado a comisarías.
Según los entendidos, en medio de investigaciones en curso, y luego del cuantioso robo de 37 armas de fuego que se teme que ya hayan comenzado a circular entre la delincuencia comodorense, los cambios de la Brigada le podrían "dar aire" a los delincuentes más experimentados. Esto mientras se capacita al nuevo personal que arribará a las filas en los próximos días y que no tiene "la calle y los contactos" de los que se van.
El personal suboficial y oficial trasladado había sido capacitado durante años en distintas técnicas, como aperturas de teléfonos celulares, decodificaciones criminales, mejoramiento de imágenes de cámaras de seguridad, investigación en redes sociales y otras técnicas que los investigadores habían adquirido tras costosos cursos costeados por la provincia.
A la interna policial hay que sumarle lo que este diario ya había dado cuenta en la División Infantería en la que también se han trasladado a sus hombres, quienes no reconocían a su jefe porque, según denunciaron, los había tratado de "vagos de mierda que se rascan las bolas".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico