Investigan a Sean Penn y una actriz mexicana por su entrevista con "El Chapo" Guzmán

Penn, de 55 años, afirma que él solo estaba interesado en la nota y no en una película, y que Guzmán, que tenía planes de invertir en los negocios petrolero y cinematográfico, quería que se rodara un filme sobre su vida con la participación de Del Castillo.

La justicia de México investiga al actor estadounidense Sean Penn y a la actriz mexicana Kate del Castillo, quienes entrevistaron para una revista al recapturado capo narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán en octubre pasado, cuando estaba prófugo tras haber escapado de la cárcel.
"La investigación está abierta, como dijo la procuradora general Arely Gómez" y "las indagaciones serán para deslindar responsabilidades", indicó un funcionario de la Procuraduría General de la República (PGR) que pidió reserva de su nombre.
La fuente aclaró que la pesquisa no significa necesariamente que Penn y Del Castillo hayan cometido un delito, pues eso "no queda claro todavía".
Gómez dijo el viernes pasado que contribuyeron a recapturar a Guzmán -que había fugado en julio pasado de una prisión de máxima seguridad en el centro de México- los contactos que mantuvo con actores y productores, con el objeto de que se filmara una película sobre su vida.
Penn y Del Castillo conversaron durante siete horas con Guzmán con el propósito de publicar una nota en la revista estadounidense Rolling Stone, que difundió ayer un video con fragmentos de la entrevista.
Asimismo, Penn, de 55 años, afirma que él solo estaba interesado en la nota y no en una película, y que Guzmán, que tenía planes de invertir en los negocios petrolero y cinematográfico, quería que se rodara un filme sobre su vida con la participación de Del Castillo.
Según Penn, el abogado de Guzmán localizó a Del Castillo a través de la Asociación Nacional de Actores y le envió un ramo de flores, pero ella no lo recibió.
Del Castillo, de 43 años, es una de las actrices de telenovelas más célebres de México. En 2011 protagonizó "La reina del sur", basada en la novela homónima del español Arturo Pérez Reverte, en la que personificó a la jefa de una organización narcotraficante.

EL ENCUENTRO

Rolling Stone informó que, para realizar la entrevista, un hijo de Guzmán recogió a Penn y Del Castillo en "un hotel de una ciudad mexicana" y los llevó a una pista clandestina, donde abordaron un avión que voló durante dos horas, hasta un lugar donde los recogió un automóvil.
Fueron trasladados luego a un sitio montañoso entre Durango y Sinaloa, conocido como El Triángulo Dorado, donde solía ocultarse Guzmán.
El actor detalló que el vehículo que los transportaba pasó sin problemas un control militar porque soldados reconocieron al hijo de El Chapo.
"Tenían hombres en el Ejército que proveían información cuando planeaban realizar viajes; tenían gran confianza en que no había más personas observándonos", dijo Penn, quien fue amigo del fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez y en varias ocasiones hizo público su apoyo a gobiernos latinoamericanos de izquierda.
Mientras tanto, el gobierno afirmó que reforzó las medidas de seguridad en la prisión El Altiplano, a unos 90 kilómetros al oeste de la Ciudad de México y a donde fue alojado Guzmán tras ser recapturado el viernes pasado.
Guzmán regresó a "un penal distinto", sostuvo la procuradora Gómez, y describió que el penal, que ya era considerado el más seguro de América latina -pese a que de allí escapó El Chapo en julio pasado-, fue blindado con pisos de tres niveles de acero y candados y picaportes electrónicos en cada celda.

EL CONTACTO GENERA DUDAS

El gobierno de Estados Unidos afirmó ayer que el acercamiento del actor norteamericano Sean Penn al narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán para entrevistarlo "plantea muchas dudas".
"Esta llamada entrevista plantea muchas dudas muy interesantes, tanto para él (Penn) como para otros implicados en esto", afirmó el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough.
"Ya veremos qué ocurre con eso; no voy a adelantarme a los acontecimientos", agregó el funcionario en declaraciones a la televisora CNN.
Asimismo, McDonough sostuvo que "esa fanfarronería (de Guzmán) sobre cuánta heroína manda a todo el mundo, incluido Estados Unidos, es exasperante".
"Hay una epidemia de heroína, de adicción a los opiáceos, en este país, así que vamos a seguir combatiéndola, con nuestros socios mexicanos, hasta que la tengamos bajo control", sostuvo el funcionario .
McDonough añadió que El Chapo está ahora "entre rejas, y ahí es donde debería permanecer".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico