Investigan si la pistola que llevaba un sospechoso fue robada a un policía

La Policía investiga si el arma de fuego 9 milímetros que le secuestraron a Cristian Darío Paredes ayer a la mañana en Ameghino y Alsina fue robada a un policía. El detenido había sido baleado en 2013 en el Stella Maris, mientras que el que conducía el Chevrolet Corsa en el que se movilizaban, Sergio Abraham Barros, es un joven con antecedentes que en ese mismo automóvil había sido sorprendido el 20 de mayo en las 1008 Viviendas con 33 dosis de LSD entre sus pertenencias.

Ayer a las 11:30 la experiencia de una suboficial principal y de un sargento de la Seccional Segunda que recorrían la jurisdicción en La Loma, permitió la detención de dos hombres a bordo de un Chevrolet Corsa que intentaron escapar a la identificación, uno de ellos con un arma de fuego en la mano.
La suboficial que viajaba de acompañante en el móvil 883 observó el momento en que el acompañante de un Chevrolet Corsa –patente FEY 331- manipulaba un arma de fuego. Fue cuando el patrullero se detuvo en el semáforo de Alsina y Ameghino.
La pareja de policías inició una breve persecución por Ameghino que culminó al otro lado de la avenida. La suboficial se bajó con arma en mano e interceptó en plena huida al sospechoso que empuñaba la pistola en la vereda de Ameghino al 1.400. Le exigió que se arrojara al suelo y lo desarmó. Los dos quedaron detenidos, tanto el conductor del Corsa identificado como Sergio Abraham Barros (34), como el que llevaba la pistola, Cristian Darío Paredes (33).
La pistola, según el análisis que realizó el personal de la Policía Científica en el lugar de la detención, es una Browning 9 milímetros, similar a la que utiliza la Policía del Chubut. Incluso su numeración estaba limada por lo que se cree que habría sido robada a un efectivo policial. Anoche todavía se trataba de establecer a quién podría habría pertenecido.
La pistola tenía en su cargador 8 balas de distinta marca y ninguna en la recámara. La Policía realizó el procedimiento en el lugar con un testigo civil y puso todo a disposición de la Justicia, para que investigue la presunta infracción a la tenencia ilegal de arma de guerra.

AUTOMOVIL CONOCIDO

El Chevrolet Corsa en el que Barros ayer se movilizaba junto a Paredes ya había sido interceptado el 20 de mayo pasado en las 1008 Viviendas cuando transportaba 33 dosis de LSD (Dietilamida de Ácido Lisérgico). Al cierre de esta edición se solicitaba una orden de requisa a la Justicia para poder revisar todo el vehículo.
Barros luego de esa detención fue investigado por el Juzgado Federal al ser sorprendido por la Policía en el estacionamiento del sector 7, con las 33 dosis de LSD valuadas en 15 mil pesos.
Su acompañante, un joven de 31 años, en aquella oportunidad cuando intentó descender fue detenido con 10 gramos de cocaína. Después del operativo por el cual recuperaron la libertad, el vehículo fue entregado a la madre de Barros.
Dos años atrás, Barros había sido detenido por un hurto junto a su pareja luego de dejar a sus tres hijos menores en el vehículo en busca de sustraer indumentaria deportiva de un comercio de Polonia y Sargento Ramírez. Mientras, en septiembre del 2013 ya se lo había detenido por tentativa de homicidio contra Juan Ignacio Rodríguez, que había sido encontrado con tres tiros en su cuerpo en la avenida Congreso. Barros fue detenido en aquella oportunidad en un departamento usurpado de las 1008 Viviendas. En enero del 2013 Barros ya había pisado la comisaría Tercera por portación de armas y daños.
Mientras tanto Paredes, el hombre que ayer llevaba el arma de fuego, es oriundo de la provincia de Córdoba y en 2013 fue baleado en la calle Código 649 del barrio Stella Maris en medio de una discusión. Aunque estuvo en terapia intensiva, en el Hospital Regional le salvaron la vida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico