Investigan a una pareja de Comodoro por dos robos ocurridos en Sarmiento

Fiscalía y Policía de Sarmiento reúnen elementos probatorios contra Mariano Figueroa y Diana Altamirano, sospechosos de un asalto a un jubilado y de un robo en una vivienda. Aunque lo amenazaban con la réplica de un arma robada en una vivienda de esa ciudad, el adulto mayor se arrojó del auto en movimiento. Además, en la casa donde la policía sorprendió a los sospechosos se encontraron 40 recetarios sustraídos del Hospital Rural con los que habrían comprado ansiolíticos.

La División Policial de Investigaciones de Sarmiento, con su jefe Emanuel Morales a la cabeza, reúne elementos contra una pareja de Comodoro Rivadavia que está sospechada de haber cometido dos robos entre la noche del miércoles y la madrugada de ayer en esa localidad.
Según informaron las fuentes consultadas, el primer robo tuvo lugar en una vivienda de Perito Moreno al 900, en la que reside un hombre de 64 años. Allí desconocidos rompieron la cerradura de una puerta de chapa y se llevaron una notebook marca Bangho Max 1500, una videocámara digital Sony, un encendedor réplica de un revólver, de tamaño real, con cachas de color marrón y un tambor que gira. También se alzaron con un reloj de bolsillo con cadena y funda de cuero, además de un teléfono celular marca "Samsung Galaxy Fame Lite" y la suma de 1.000 pesos en efectivo. Los delincuentes se llevaron también una carabina marca Winchester, calibre 22, modelo 1906.
Mientras los policías y los efectivos de la Brigada de Investigaciones trabajaban en busca de dilucidar ese robo, un hombre de 74 años pedía auxilio tras haber sido víctima de un asalto. Según denunció el hombre residente en el barrio Buzzo, mientras salía de su vivienda a bordo de un Toyota Etios, una pareja le hizo señas para que los acercara hasta la terminal de ómnibus.
La que se acercó a dialogar con él fue la mujer, a la que inmediatamente reconoció porque ya la había conocido en un bar del pueblo. La joven se sentó en la butaca delantera del acompañante, mientras que el hombre se sentó detrás del chofer.
Sin embargo, antes de ir a la terminal la mujer le pidió que se desviara hasta un bar en el que buscaría unas cosas. En ese momento, el joven que estaba sentado atrás del conductor lo tomó por el cuello y sujetándolo contra el asiento le apoyó en la cabeza un arma. Se trataba de la réplica robada media hora antes en la vivienda de Perito Moreno al 900 y que luego sería encontrada en la casa donde se alojaban los sospechosos.
Cuando lo obligaron a quedarse en la parte trasera del auto, la víctima comenzó con un forcejeo y hasta logró rasguñar al hombre, pero cuando lo mordieron en la frente se quedó tranquilo y trató de hacer lo que le pidieron los ladrones.

SE ARROJO DEL AUTO
La víctima relató a la policía que en un momento dado, cuando los delincuentes se distrajeron, se arrojó del vehículo en marcha y llegó hasta una vivienda cercana donde solicitó ayuda. Mientras, los asaltantes finalmente dejaron abandonado el auto en un camino secundario en dirección a la Sociedad Rural.
Con las características físicas aportadas por la víctima, sumadas a testimonios y pistas que los policías habían recogido en torno al primer robo de la vivienda, la Brigada identificó a los presuntos autores como Mariano Gastón Figueroa y Diana Micaela Altamirano, conocidos por sus andanzas en esa localidad.
La Fiscalía elevó el pedido de órdenes de allanamientos para las viviendas ubicadas en Pellegrini 290 y otro en calle Subcomisario Morales y 25 de Mayo. En ese último domicilio, la casa de un familiar de Figueroa, la Brigada halló durmiendo a la pareja de Comodoro Rivadavia.
Los allanamientos comenzaron a las 9 de ayer y se extendieron hasta las 15. En esa vivienda se recuperó el botín del robo a la casa de la calle Perito Moreno.

RECETARIOS
DEL HOSPITAL
Lo que les llamó la atención a los investigadores es que durante esta diligencia judicial encontraron en la casa donde dormían los sospechosos alrededor de 40 recetarios que habían sido sustraídos del Hospital Rural, los cuales fueron secuestrados. Con esas recetas los sospechosos habrían comprado ansiolíticos del tipo Clonazepan y Rivotril.
Sin embargo, pese a las pruebas recolectadas por la policía, el juez Alejandro Rosales, según las fuentes consultadas, denegó la orden de detención a la pareja de sospechosos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico